Befesa, esa empresa que se dedica a limpiar y reciclar eso que hace dos años comentábamos que “nadie quiere”, se ha convertido ya en la segunda más grande