Siguiendo el modelo guipuzcoano, en su día criticado desde Bilbao por “populista”, la Diputación de Bizkaia ha decidido subvencionar el uso de sus autopistas para que ningún ciudadano