Ha sido casualidad que el mismo día que me llegaba, a través de la Hacienda foral, el “recurso cameral” de este año, el Gobierno central decidiera quitar la