Me ha sorprendido mucho que el fabricante de muebles Azcue suspenda pagos un año después de recibir un millón de euros de capital-riesgo del Gobierno Vasco. Todo huele