Nada impide a una empresa leer los mensajes de sus empleados en el ordenador corporativo, pero otra cosa es utilizarlos en vía judicial. Para ello, es preciso que