Mario Fernández, el ex presidente de Kutxabank, vale más por lo que calla que por lo que habla. Quizás por ello, cuando hace dos años sugirió ante el