“Ahora vendo la mitad que hace diez años”, reconoce María Acillona, propietaria de un almacén que abastece a los comercios de la margen izquierda del Nervión con productos