José Ignacio López de Arriortua, “Superlópez”, sigue siendo un mito. Sus proyectos se atragantaron por la demanda de General Motors por violación de la propiedad industrial y, en