Me he tragado las más de 20 horas de comparecencias en la comisión de investigación del “caso Davalor” en el Parlamento de Navarra, lo que ahora me permite