Subcontratación informática y cooperativas: el caso de LKS

La subcontratación informática o outsourcing siempre ha tenido muy mala imagen, por los márgenes que genera y por el escaso entusiasmo que genera entre los programadores trabajar en un sitio en el que saben que están de paso. Hasta el punto de que esta actividad ha llegado a denominarse popularmente como “body shopping”, como si se tratara de una simple venta de carne humana.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)