Sobre los casters vascos

El mundo de los e-sports y el negocio que generan en su entorno empieza a ser relativamente conocido, pero lo que no es tan sabido es que dos de los profesionales que se dedican a retransmitir estas competiciones son vascos. Me refiero a Ibai Llanos y a Ander Cortés, probablemente los dos casters más conocidos de España.


Los dos estudiaron periodismo y, como buenos amigos, un buen día se presentaron juntos a unas pruebas para retransmitir en directo videojuegos. Les gustaba lo segundo pero no tenían mucha idea de lo primero, lo que no impidió que fueran finalmente seleccionados y comenzaran juntos una carrera a la que ahora se dedican prácticamente en exclusiva.

Especialmente Llanos, que hoy es el caster estrella de la Liga de Videojuegos Profesional (LVP), el equivalente de La Liga de fútbol en este mundo y actualmente propiedad de Mediapro. Se dice que gana unos 18.000 euros a la semana (unos 94.000 euros al año), a los que habría que añadir todos los ingresos extra que le pueden proporcionar las marcas por sus menciones en twitter y otras redes.

A Cortés lo trajimos al hackathon de casters de la última Euskal Encounter. Y esto es lo más interesante que nos contó:

– Aunque estudió periodismo, la mayor parte de los recursos que utiliza como cáster los ha aprendido de forma autodidacta. “En la facultad no nos enseñaron a narrar sino a escribir”, explicó.

– Los casters que no trabajan para entidades oficiales (él dejó la LVP a principios de año porque no quería mudarse a Barcelona), tienen que buscar ingresos de una forma más artesanal. La principal fuente suele ser Twitch, un canal de videojuegos propiedad de Amazon, donde hay gente que paga para seguir sus retransmisiones.

– El trabajo es intenso. Un cáster tipo empieza a las 3 de la tarde preparando vídeos y haciendo resúmenes y no deja su puesto hasta la madrugada. A esas tareas habría que añadirles las que están relacionadas con la exposición externa, como el chat abierto o las redes sociales, que en algunos casos son fundamentales como vía para conseguir ingresos.

– En lo que al chat se refiere, Cortés cree que hay algunos cásters que se obsesionan con su seguimiento, lo que les quita atención durante su retransmisión.

– Cortés es cáster de videojuegos pero su verdadera vocación sería ser comentarista de deportes tradicionales. A tenor de algunas declaraciones recientes de Llanos, podría interpretarse algo similar, pese a lo bien que le va en su actual labor, no solamente económicamente sino incluso a nivel de exposición televisiva.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *