Sobre el fracaso del plan Renove vasco

Los planes renove y los demás que aspiran a incentivar las compras mediante subvenciones tienen más de publicidad institucional-política que de auténtico estímulo económico. Y el reciente programa lanzado por el Gobierno Vasco para sustituir coches contaminantes por otros más limpios es un claro ejemplo de lo mismo. Los datos del “Basque Mobility” prueban su fracaso y deberían servir para que no se vuelva a tirar el dinero de esta manera.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)