¡Sinvergüenzas!

La moralidad, la ética e incluso la profesionalidad del PSE han quedado por los suelos tras sus cuatro años en Lakua. El epílogo de este desgobierno no podía ser más ejemplar: una paga extra diseñada especialmente para recompensar a todos los directores y asesores (“altos cargos”), nombrados a dedo por Patxi López y sus secuaces, por los servicios prestados. Ni la brutal crisis que padecemos, ni el trepidante incremento del paro, ni las colas para cobrar el salario social. Nada ha servido para evitar que se dediquen a mangonear hasta el último día. ¡No les olvidaremos fácilmente!

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)