Si alguien te impaga, demándale por estafa

Imagínate que haces un trabajo y, cuando vas a cobrarlo, tu cliente se declara en concurso de acreedores. En teoría, nunca verás el dinero. Hay una opción: demandar al moroso por estafa, que es un delito penal por el que podría terminar en la cárcel. Es lo que hizo la firma burgalesa Cantería NG por una deuda de 48.000 euros de la vizcaína Ekoetxe Green Building.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Términos empleados para llegar hasta aquí: