Sergio Chalbaud (Fintonic): “Vamos a lanzar una cuenta y una tarjeta propias”

Sergio Chalbaud (Bilbao, 1971) trabajó en banca de inversión antes de cofundar Fintonic, una de las startups del sector fintech con mayor proyección en España. Por su conocimiento de este mercado y de las necesidades de los clientes, hablar con él es una delicia. En la entrevista adelantó el lanzamiento de una cuenta y una tarjeta propias.

  • Fintonic nació en 2012 para mejorar la experiencia financiera de los consumidores, inicialmente solo con mayor información y posteriormente también con productos exclusivos. El software de la startup se conectaba a las cuentas corrientes del usuario para analizar sus parámetros de ahorro y gasto y poder así hacerle recomendaciones. “Eran tiempos de crisis, como los de ahora, y queríamos que la gente pudiera sacar el máximo partido a su dinero. Siempre utilizando datos”, explicó.
  • ¿Cómo surgió la idea? Los tres socios fundadores, Aitor Chinchetru, Sergio Chalbaud y Lupina Iturriaga, habían creado una consultora para ayudar a los bancos a innovar, Ideon. Pero con la crisis de 2007 la demanda de sus servicios se paró y les obligó a reinventarse. “Aprovechamos nuestro conocimiento del sector para cubrir aquellos huecos que pensábamos que no se estaban resolviendo bien. Nos inspiró mucho el modelo de Mint.com en EE.UU., aunque nuestro modelo no tiene referencias en el mundo”, explicó.
  • El primer producto “comercial” de Fintonic, que hoy gestiona uno de los fundadores, Aitor Chinchetru, nació en 2015. Se trata de un marketplace de préstamos en el que la startup realiza todas las fases del proceso de contratación: desde el cálculo del riesgo, que es su fuerte por el uso de inteligencia artificial, hasta la verificación del cliente y la firma del contrato. “Todo 100% digital. En el mercado español hay mucha asimetría en la información, que no solucionan los comparadores. Nosotros vimos que se podía afinar mucho a la hora de medir el riesgo en base al comportamiento financiero de cada persona. Simplificando, se trata de calcular cuál es la probabilidad de que el cliente acabe pagando. Aun yendo a perfiles que podrían considerarse de mayor riesgo, hemos conseguido tasas de morosidad mejores. A partir de ese cálculo, ubicamos al usuario y a las entidades dispuestas a prestar dinero. Somos una especie de financiera de nueva generación, aunque trabajamos con una veintena de entidades que pueden dar un producto en buenas condiciones y que son las que finalmente transfieren el dinero. Nos pagan una comisión por nuestra intermediación”, explicó.
  • El segundo producto, más reciente, es una solución integral en el mundo de los seguros. Una vez más, no se trata de un comparador sino de una especie de “correduría digital” que recomienda uno u otro producto en función de las necesidades del cliente y de la oferta disponible en el mercado. “Nos gusta hacer las cosas difíciles y en este caso buscamos disrumpir el sector controlando toda la experiencia de contratación. Queremos crear una relación con el cliente, lo que supone ir más allá de decirle cuál es el producto más barato. Trabajamos con entre 20 y 30 compañías. Y queda mucho por hacer en el mundo de los seguros, como simplificar productos y experiencias”, explicó.
  • Fintonic no se ha quedado en estos dos productos y también está explorando otras oportunidades. Esto incluye la recomendación de soluciones de ahorro en energía y telefonía, donde facilitan no solo el acceso a la mejor oferta sino también la propia domiciliación de los recibos. Y también una oferta propia de cuenta y tarjeta de crédito, que ahora mismo están probando. “Nos apoyamos en una licencia de dinero electrónico. Esto nos va a permitir reforzar la relación con los clientes. Va a ser un producto muy innovador con ventajas para el público que ya tenemos”, explicó.
  • ¿Va a terminar Fintonic pareciéndose a un banco sin oficinas? Chalbaud no lo ve así y de hecho destaca su constante colaboración con las entidades financieras. “Somos diferentes. El banco tiene la fuerza de su balance y falla en la relación con sus clientes, que es donde nosotros podemos aportar. Los bancos tienen una infraestructura difícil de replicar, pero el mundo está evolucionando hacia mercados digitales. Además, ser bueno en todo es muy difícil”, explicó.
  • ¿Tiene previsto ofrecer productos de ahorro tipo Indexa? No, porque a juicio de Chalbaud ya hay varios actores que lo están haciendo muy bien. “Quizás miremos qué partners hay y cómo podemos apoyarnos en ellos, pero sin lanzar productos propios”, explicó.
  • Además de en España, Fintonic ha abierto operaciones en México y Chile. Las cosas les van bien pero eso no significa que tengan previsto expandirse en más mercados en breve. “Ofrecer servicios financieros requiere mucha adaptación local, especialmente regulatoria. No es fácil tener productos buenos en todos los mercados. Así que no es nuestra prioridad ahora mismo crecer en otros países”, explicó.
  • En lo que al sector de las fintech se refiere, Chalbaud percibe que cada día se toma a estas compañías más en serio. “Es verdad que los grandes bancos buscan más aprender y por eso es habitual que compren startups. Pero también invierten mucho en tecnología e innovan internamente. Nosotros pensamos a más largo plazo y no queremos que nos compren sino demostrar que nuestro modelo de negocio funciona”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *