Roger Piqué (Inveready): “Ahora hay muchas oportunidades para las inversiones alternativas”

Tras estudiar economía, Roger Piqué (Barcelona, 1979) empezó a trabajar en políticas de emprendimiento y financiación de empresas para Acció, la agencia de desarrollo de la Generalitat. Junto con Sara Sanz y Josep Maria Echarri, a los que había conocido en esta entidad, pone en marcha en 2007 la gestora de fondos de capital riesgo Inveready, que recientemente se ha trasladado a Donostia, donde tiene un equipo de diez personas. A su juicio, ahora mismo hay mucha demanda de sus servicios por las oportunidades que han surgido en las inversiones alternativas.

Esto es lo más interesante que nos contó en la entrevista que le hicimos:

  • Pese a ser el principal inversor de MásMóvil, Inveready tenía muy pocas empresas vascas en cartera. Por ello les tentó la idea de colaborar con Easo Ventures en la selección de las startups invertibles, la mayor parte de las cuales son de Euskadi. “Los promotores son personas muy vinculadas con el ecosistema vasco a las que conocíamos de MásMóvil. Hay un equipo local dedicado exclusivamente a estos vehículos de inversión y les apoyamos desde Inveready cuando hay que analizar startups de biotecnología”, explicó.
  • Cuando nació Inveready en 2008 era muy difícil encontrar inversores, pero las cosas han cambiado sustancialmente. Además de los éxitos logrados desde entonces, el interés por la inversión en lo que Piqué denomina “activos intangibles” ha cambiado por completo. “Los family office (grupos patrimoniales familiares) asignan hoy entre un 5 y un 10% de su cartera a startups. Las administraciones públicas han facilitado las cosas con fondos que complementan a los de los inversores y los tipos de interés bajos han terminado de consolidar esta tendencia”, apuntó.
  • Inveready ha organizado sus inversiones por verticales, lo que sin duda le diferencia de otras gestoras similares. Dos de ellas son temáticas (TICs y ciencias de la vida), otras dos por tipología de activos (deuda y alternativos) y una última está dirigida a compañías en fases avanzadas generalmente ya cotizadas en mercados secundarios. “Los siete socios nos hemos repartido estos verticales. Ahora mismo se han abierto muchas oportunidades en los mercados alternativos, por ejemplo con bonos convertibles de empresas que no quieren diluirse demasiado. Además, hemos llevado a muchas participadas a cotizar al BME Growth español”, añadió.
  • En lo que a las startups se refiere, Inveready está más interesado en las que son de tipo B2B, a las que pide que tengan un producto mínimo viable. En una primera ronda invierte a partir de 200.000 euros, que pueden llegar a 3 millones de euros en diversas fases. “Tenemos 15 analistas que examinan cada startup que nos llega y muchas veces las van a buscar. Por eso valoramos mucho su relación con el ecosistema. Buscamos gente con pasión por la tecnología. En el caso de Easo Ventures es cierto que hay un componente industrial mayor en las invertidas, aunque también hay una presencia notable de biotecnología, ciberseguridad y tratamiento de datos, inteligencia artificial y visión artificial”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *