Por qué la moda del hidrógeno está íntimamente relacionada con el éxito de las energías renovables

Una de las ventajas de tener un medio de comunicación es que te invitan a charlas monográficas. Una de las más recientes, de la mano de dos especialistas de una gran consultora, versó sobre uno de mis temas favoritos: las energías renovables. Entre otras cosas, explicaron con una enorme claridad por qué hay una relación directa entre energías renovables e hidrógeno.

Esto es lo más destacable que contaron:

  • La agenda que marcaba cierres de centrales térmicas y apertura de nuevas plantas de renovables se está cumpliendo a rajatabla. Hasta el punto de generar una nueva necesidad: hay momentos en que se produce mucha energía que apenas se demanda, lo que hace que en esas horas y días los precios se reduzcan sustancialmente, a veces incluso por debajo de 0 euros. Es ahí donde entra el hidrógeno, que permite almacenar combustible producido con electricidad barata para utilizarlo más adelante.
  • Hasta ahora la estrategia a aplicar consistía en interconectar al máximo los sistemas eléctricos europeos para que los países que producían barato pudieran vender puntualmente a los demás. Con la entrada del hidrógeno esto ya no es necesario: la proliferación de electrolizadores eliminará la necesidad de construir grandes redes, incluida la que se pretendía poner en marcha en el fondo del Cantábrico entre Reino Unido, Francia y Euskadi.
  • Hay muchos proyectos de renovables ahora mismo en España, por encima incluso de lo planificado. Hasta el punto de que la enorme competencia entre los promotores ha generado una inflación entre sus financiadores, lo que ha encarecido los proyectos. Afortunadamente, ya no se trata de que el Estado subvencione los proyectos sino que son rentables por sí mismos siempre que haya compradores, lo que empieza a no estar ya tan claro.
  • Los proyectos de renovables van asociados generalmente a un PPA, un acuerdo con un comercializador de energía para que compre toda la producción a un precio determinado, que es fijo a 12 años. La explosión de distribuidores de electricidad está muy relacionado con esta circunstancia, en cuanto al generador le interesa tener sus propios clientes como cobertura de los contratos PPA que firma.
  • Como se está pudiendo ver estos días con el precio de la electricidad, el que lo marca es generalmente el gas natural y el coste asociado que lleva por generación de CO2. Este último, técnicamente denominado “derechos de emisión” suele ir en paralelo al del combustible, de tal manera que si uno sube el otro baja y viceversa. El precio de la electricidad es, en realidad, el del ciclo combinado.
  • Las redes de distribución van a necesitar un extra de inversión. Los fondos de inversión están muy interesados en entrar en este negocio porque es muy rentable. Han entrado también masivamente en los proyectos de renovables, fundamentalmente eólicos, aunque ahora se empiezan a interesar también por los solares, donde había más fragmentación. Esto ha encarecido ligeramente el precio de los terrenos: hoy se pagan de media 1.500 euros anuales por hectárea arrendada a 30 años.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *