¿Por qué el aerotaxi de Tecnalia nunca dejará de ser un prototipo?

Hoy Tecnalia ha mostrado ante la prensa un prototipo de aerotaxi que el centro tecnológico espera pueda estar operativo en cinco años. Sin embargo, estoy convencido de que es un proyecto imposible en ese plazo de tiempo e incluso en más. Veamos por qué.

En primer lugar, porque por razones de seguridad es inviable que este tipo de transporte pueda sobrevolar las ciudades. El riesgo de choque es demasiado elevado como para garantizar la circulación de personas de forma masiva.

Sí que podría ser operativo a un nivel minoritario, tal y como hoy sucede con los helicópteros, que en la práctica solo son accesibles para ricos o para servicios de seguridad. También cabe la posibilidad de que se llegue a utilizar para llevar a personas hacia puntos concretos tipo aeropuertos, pero eso no puede considerarse transporte urbano sino más bien interurbano.

A nivel tecnológico hay mucha gente en el mundo trabajando en este tipo de vehículos y efectivamente es factible que sean viables en menos de cinco años. De hecho, hoy en día ya hay drones operativos para transportar paquetes de poco peso en un radio de hasta cinco kilómetros.

Amazon ha hecho pruebas y también hay interés por parte de startups de envío a domicilio de comida preparada. Un ejemplo es Manna, que tiene todo listo para lanzar un servicio de este tipo en Irlanda que después quiere extender a otros países europeos según vaya obteniendo la autorización pertienente.

La seguridad de este transporte se resolverá con sistemas que centralizan el control del tráfico de drones, aunque en cualquier caso no tendrán las mismas exigencias que si hubiera personas en su interior. Queda únicamente por dilucidar si los habitantes de las ciudades aceptarán que estos vehículos usen su espacio aéreo.

Esto me parece prácticamente imposible si hay personas en su interior, tanto por el ruido como por la falta de privacidad que supone. Sin embargo, los drones que solo transporten objetos no plantean mayor problema siempre que estén controlados administrativamente para evitar que graben imágenes o similares.

Hay que recordar que estos vehículos están prohibidos en España salvo con autorización previa. Hace escasos días la Policía de Pamplona detenía a tres norteamericanos, en diferentes momentos, por sobrevolar la ciudad con drones que grababan imágenes durante las fiestas de San Fermín.

Por tanto, por razones más sociales y de seguridad que tecnológicas, no creo en los aerotaxis urbanos. No está mal que Tecnalia diseñe vehículos de este tipo, pero comercialmente no le veo ningún futuro. Dicho de otra manera: no invertiría un duro en aerotaxis. Los coches sin conductor me parecen mucho más interesantes por realistas.

Por cierto, cuando veas lo que se ve desde un robot de estos comprenderás por qué la privacidad también es una razón fundamental en su contra:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *