Otra prueba de la necesidad de liberalizar el mercado de autobuses: Alsa cobra lo mismo por un Bilbao-París (1.000 kms) que por un Bilbao-Madrid (400 kms)

¿Cómo se explica que un trayecto, con la misma compañía, desde Bilbao hasta París (1.000 kms) cueste lo mismo que otro hasta Madrid (400 kms)? La única razón es que la empresa en cuestión, Alsa, tiene competencia en el primer caso y opera en monopolio en el segundo. Es un ejemplo más de la necesidad imperiosa de liberalizar el transporte de viajeros por carretera en España.

En los viajes Bilbao-París Alsa compite con Flixbus, una firma alemana que se ha especializado en trayectos internacionales, los únicos que están abiertos a la competencia. Se trata de una prueba más de lo importante que es la liberalización para que los precios bajen y de que el sistema español de concesiones, que para algunas líneas lleva 100 años sin renovarse, no tiene justificación alguna.

Las cosas han cambiado sustancialmente en ese siglo: la gente viaja más, los autobuses son más modernos y seguros, los billetes se pueden comprar por Internet, hay muchas más autopistas que aceleran los viajes, la tecnología permite modificar los precios en tiempo real… ¡Hasta el tren se va a abrir a la competencia! Es ridículo que la regulación siga imponiendo monopolios en este sector.

A día de hoy nadie puede competir con Alsa en el transporte por carretera desde Euskadi hacia Madrid o Santander, salvo Blablacar, plataforma que la compañía de origen asturiano ha intentado prohibir en España. Tras la derrota, paradójicamente, ambas compañías, la de autobuses y la startup, se han asociado en Francia para competir conjuntamente con Flixbus a través de Ouibus.

Etiquetas:, ,
3 comentarios

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *