Nuevas tecnologías, nuevos oficios

Se habla mucho de la pérdida de trabajos que generan y van a generar las nuevas tecnologías y muy poco de los nuevos puestos que se crean. Sirva este listado para detallar algunos de los oficios que han surgido en los últimos años de la mano de Internet, la inteligencia artificial, las aplicaciones móviles o blockchain.

  • “Creador de contenidos para plataformas digitales”. Es un puesto que engloba desde la gestión de las redes sociales hasta la generación de vídeos para cursos y webinars. Suelen contratarlos principalmente las firmas de elearning y las plataformas de televisión online, aunque en realidad tienen encaje en cualquier startup que haga marketing por Internet.
  • “Chief Data Officers”. Versión moderna del administrador de bases de datos, un puesto surgido a principios de siglo. Su funciones tienen que ver con la gestión de los datos a nivel técnico pero también con su protección, que ahora se denomina ciberseguridad, y con la parte regulatoria, relacionada con la privacidad y cada día más compleja. De hecho, las leyes de protección de datos requieren esta figura en las empresas más grandes.
  • “Analistas de datos”. Estos profesionales tienen amplios conocimientos de inteligencia artificial y también de negocio, ya que su papel es aplicar la tecnología a necesidades concretas de la industria.
  • “Experto en criptomonedas”. Todavía hay pocos y su actividad tiene más que ver con las artes adivinatorias que con la tecnología. Y es que predecir si el precio del bitcoin va a subir o bajar es hoy en día práctivamente imposible, pues sus variaciones son muy altas.
  • “SEO”. Este oficio lleva operando desde hace casi 20 años, cuando Google se impuso como el buscador más utilizado. Su función es optimizar las webs para que se posicionen lo mejor posible para búsquedas concretas. Aunque los hay que aplican ciertos conocimientos técnicos, también es muy importante emplear relaciones públicas para captar enlaces externos.
  • “Community manager”. Es una especie de SEO pero centrado en las redes sociales de una marca, que debe mantener activas y con el máximo volumen posible de seguidores. Aunque su función inicial era exclusivamente de imagen, cada vez hay más que venden directamente por esta vía.
  • “Influencer”. Son personas que se ganan la vida haciéndose fotos y vídeos con la ropa o maquillaje que se ponen o incluso lo que comen o los paraísos que visitan. En el fondo, hoy en día todos somos un poco influencers en cuanto podemos hacer valer nuestra opinión sobre lo que consumimos en webs de diverso tipo, por lo que lo que se conoce como “marketing de influencia” ha alcanzado un enorme dinamismo.
  • “Streamer”. Se parece al influencer porque le pagan generalmente las marcas pero su actividad varía en la inmediatez de sus vídeos, que suelen ser en directo. Por el momento, están muy centrados en el mundo de los videojuegos aunque los más exitosos, como Ibai Llano, ya hablan casi de cualquier cosa.
  • “Rider”. Los repartidores de comida a domicilio, que en su momento se limitaban a la pizza, se han extendido como la pólvora de la mano de startups como Glovo o Just Eat. Y ahora se llaman riders, porque en un primer momento se movían sobre todo en bicicleta.
  • “Asistente virtual”. Se trata de profesionales que atienden llamadas o correos generalmente desde sus casas, aprovechando el éxito del teletrabajo. Sus funciones pueden variar sustancialmente y parecerse a las de un secretario convencional con la diferencia de que todas las interacciones se realizan a través de Internet.

Add a Comment

Your email address will not be published.