Nadando corriente arriba: la próxima gran crisis

Hace diez años, en el transcurso de una reunión informal en la que algunos de los contertulios eran padres de adolescentes de entre 15 y 20 años, tuve ocasión de escuchar un comentario que por entonces ya me parecía de un optimismo casi irresponsable: “No, si estos chavales vivirán de fábula el día de mañana:…

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)