Miguel Angel Carrera (AVS): “Han surgido muchos clientes y nuevos proyectos en la industria espacial, que generan muchas oportunidades”

Miguel Angel Carrera (Vitoria-Gasteiz, 1974) es ingeniero industrial y trabajó diez años en Tekniker antes de montar, junto con Jon Osoro y Ricardo Diego, Added Value Solutions (AVS), una startup de tecnologías espaciales y científicas enclavada en Elgoibar. Se muestra muy optimista: en los últimos años han surgido nuevos clientes y proyectos en la industria espacial que están generando muchas oportunidades antes impensables. De ahí que haya surgido un nuevo sector, el spacetech.

Esto es lo más interesante que nos contó en la entrevista que le hicimos:

  • Carrera no lo tuvo fácil al principio. El mismo recuerda que le rechazaron en las dos primeras ofertas de trabajo a las que se presentó y que Tekniker fue su última opción. En este centro tecnológico de Eibar estuvo abriendo una división en el ámbito científico hasta que entendió que esos proyectos necesitaban una mayor profesionalización y modelo de negocio. “En casa siempre había mamado emprendimiento, buscarte tu nicho y realizarte ahí, así que convertirme en emprendedor no me resultó extraño. Supongo que también había algo de insensatez e inconformismo. Hacerlo en Elgoibar tenía sentido porque es allí donde está toda la cadena de valor: la cultura del prototipo y de la máquina especial, las escuelas de formación… En todas las familias de Elgoibar hay alguien que ha hecho algo especial”, explicó.
  • Carrera tenía claro que había un mercado latente de suministro de ingeniería a la ciencia y al espacio. Son proyectos en los que se fabrican equipos que se entregan al cliente llave en mano y que requieren un nivel de especialización muy grande. “Yo había estudiado en Sheffield (Reino Unido) y allí se había hecho algún proyecto para una misión espacial y para un acelerador. Me llamó la atención que se trataba de concebir instrumentos con requisitos muy complejos. Probablemente por eso nuestro primer cliente internacional en 2006 fue británico, la fuente de neutrones de Oxford”, explicó.
  • AVS es hoy un referente en el ámbito científico y espacial. Una de las claves de ese éxito ha estado precisamente en la internacionalización, que le ha llevado a comprar en 2019 al que otrora era su principal referente y que hoy conforma su división de EE.UU. Pero lo más importante para Carrera ha sido la diversificación. Y es que la compañía ha seleccionado no una sino varias tecnologías que podía dominar: neutrones, sincotrones, láseres, fusión, aceleración, espacio y astronomía. “Todas ellas son tecnologías que podíamos dominar porque son elementos críticos que funcionan en ambientes muy complicados y que tienen una importante carga de ingeniería. Para cada una de ellas hemos trazado una estrategia comercial diferenciada. Además, somos la única empresa activa en todos los segmentos”, explicó.
  • Otra de las claves del éxito ha estado en el crecimiento orgánico y siempre con relación directa con el cliente final. AVS empezó haciendo diseños de máquina herramienta, lo que le permitió disponer de una facturación fija con la que podía empezar a hacer I+D en ciencia y espacio. Cuando ya llegó a un determinado nivel en este segundo campo, prescindió de lo primero, sin necesidad de que los fundadores perdieran capital dando entrada a un socio financiero. “Siempre trabajamos como proveedor Tier-1, con clientes que te exigen mucho pero te ayudan a crecer. Fue una decisión que al principio ralentizó nuestro crecimiento, pero yo lo tenía muy claro: en Tekniker había visto lo que suponía ir subcontratado de una gran ingeniería para un telescopio. Generaba ineficiencia, porque no nos contaban todo. Tampoco aprendías”, explicó.
  • Carrera también habló de los productos que ha desarrollado AVS, otra de las claves de su éxito. Aunque su crecimiento se ha basado en aportar soluciones llave en mano a necesidades específicas de sus clientes, la organización está diseñada para detectar oportunidades de producto en cada proyecto que acomete. “Hemos ido desarrollando una línea de productos extensa en el ámbito espacial. Por ejemplo, en propulsión espacial, en sistemas de control térmico para satélites o en diagnóstico para aceleradores de prototerapia. Uno de ellos se acaba de convertir en un spinoff en el Reino Unido, URA. Siempre estamos buscando esas oportunidades y eso pasa por aceptar proyectos nuevos. Muchas veces nos tienta dedicarnos solo a ciertos ámbitos, pero perderíamos oportunidades si lo hiciéramos”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *