Melchor Gil y los traficantes de influencias

Hay tantas evidencias de que Melchor Gil, el cuñado de Patxi López y vicesecretario general del PSE, se dedicaba al tráfico de influencias políticas que me cuesta creer que su partido no le haya despachado. Temporalmente, eso sí, dado que todavía falta la condena judicial. La moral ya la tiene, de todos menos de sus amigos y familiares, esos que son capaces de calificar como “error” lo que es un fraude fiscal como la copa de un pino.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)