Los otros Lemóniz

La paralización de la central nuclear de Lemóniz es, junto con el desvío de la autovía de Leizarán, el único “éxito” que puede mostrar ETA, hasta el punto de estar convencido de que la banda terrorista habría desaparecido mucho antes de no haberse producido esta “cesión”. Sea como fuere, no es la única instalación de este tipo que se paralizó en el mundo. Hay hasta 90.


De estos, según World Nuclear Industry Report, 22 tenían las obras muy avanzadas, tras un mínimo de diez años de trabajos. De todas formas, Lemóniz tiene el honor de ser una de las pocas que estaban prácticamente terminadas, ya que uno de los reactores estaba a la espera de ser puesto en marcha.

En España hay otras dos centrales afectadas por la moratoria nuclear de 1984, Trillo y Valdecaballeros, aunque la primera ya estaba en marcha y la segunda apenas estaba construida al 50%. Hay otros casos repartidos por distintos lugares del mundo más o menos pintorescos:

– Zwentendorf (Austria), que siguió un camino similar a Lemóniz y estaba lista para ser activada en 1978, momento en el que el Gobierno abrió un referéndum que finalmente, por un 50,5%, decidió paralizar su construcción. No se han hecho más centrales en Austria.

– Stendal (Alemania), cuya construcción se ralentizó en 1986 como consecuencia de la explosión de Chernobyl y se terminó desechando por completo con la reunificación alemana de 1990. Iba a ser una central muy potente: cuatro reactores de 1.000 MW (frente a los 2 de 880 MW de Lemóniz).

– Juragua (Cuba), que quedó paralizada en 1992 como consecuencia de la crisis de la Unión Soviética, país que financiaba el proyecto. Junto a lo que iba a ser la central todavía se mantienen las casas de la Ciudad Nuclear, construida para albergar a los obreros rusos.

– V. C. Summer (EE.UU.), que se paralizó en 2017 como consecuencia de los problemas financieros de la eléctrica que la promovía y de Westinghouse, que aportaba la tecnología.

– Bataan (Filipinas), cuya construcción se frenó en 1986, tras Chernobyl y el derrocamiento de Ferdinand Marcos, el dictador que había hecho causa común con la central nuclear. Tenía varios problemas de diseño y uno fundamental: estaba construida sobre una falla y cerca del potente volcán Pinatubo.

Foto: https://es.wikipedia.org/wiki/Central_nuclear_de_Lem%C3%B3niz#/media/File:Lemoiz_zentral_nuklearra.jpg

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *