Los nombres vascos más frecuentes en el mundo

Si hay un campo en el que lo vasco está de moda, especialmente en el resto del Estado, es el de los nombres de persona. Los Iker, Ainhoa, Aitor, Julen o Ainara abundan ahora entre niños e incluso mayores que no tienen ninguna relación con Euskadi. Pero hay más.

  • Xabier (o Javier o Xavier) es probablemente el más exitoso en todo el mundo. Como es sabido, este nombre procede del castillo del mismo nombre donde habitaba el santo jesuita y en euskera, como contracción de etxe-berri, viene a significar “casa nueva”. Sigue siendo muy utilizado en América Latina.
  • Maite es el más difundido en América Latina gracias a un zortziko y a su significado amoroso. No hay que confundirlo con Mayte, que suele ser contracción de María Teresa. Entre otros países, figura entre los más utilizados para los recién nacidos en México, Argentina (el 0,4% de los nacidos), Chile y Uruguay.
  • Amaia/Amaya es un nombre que llegó a tener una cierta significación política a raíz de un libro de Navarro Villoslada. Curiosamente, la obra hacía referencia a una fortaleza palentina que en su momento se creía que marcaba los confines del Reino de Navarra y de la que hoy existe el convencimiento de que su origen era celta y no vascón. Sea como fuere, se utiliza con cierta frecuencia en España y Francia. En España es un nombre ya “viejo”, ya que la edad media de los que lo llevan supera los 35 años. Curiosamente el uso de Amaia está creciendo mucho en Argentina.
  • Ainhoa es un nombre originario de una localidad vasco-francesa con ese mismo nombre en la que se venera a la virgen de Arantzazu. Se hizo especialmente conocido a raíz de que Ainhoa Cantalapiedra triunfara en un concurso musical de televisión. Hay actualmente unas 48.000 Ainhoa y 7.000 Ainoa (sin la h) en España con una edad media de 17 años.
  • Iker es uno de esos nombres que se “inventó” Sabino Arana para completar el santoral. En concreto, es el equivalente de Visitación, que es cierto que en castellano solo se usa para mujeres, por lo que la versión femenina, Ikerne, es más fácil de comprender. El nombre ha saltado al mundo de la mano del portero Iker Casillas, que fue gestado en Euskadi mientras su padre, guardia civil, trabajaba en un cuartel de Bilbao. Además de en España (hay la friolera de 44.000 Iker con una edad media de 13 años), está empezando a ser relativamente común en América Latina y especialmente en México y Argentina.
  • Alaia es la traducción vasca de “alegría”. En su versión francesa “alaïa” se ha hecho relativamente famoso, hasta el punto de haber sido adoptado por el piloto Nico Rosberg para su hija. Al parecer, es frecuente en Honduras.
  • Elaia es un nombre que invita a la confusión. Por una parte, es traducible del euskera como “golondrina”, igual que Ainara. Por otra, en griego es aceituna u olivo. Lo cierto es que se usa bastante en Francia. Ainara es más habitual en España: hay 23.000 Ainaras en España con una edad media de 14 años.
  • Sara es un nombre algo más complicado porque puede referirse tanto al nombre hebreo como a la localidad vasco-francesa de Sare-Sara. Esto explica por qué hay muchas vascas nacidas en épocas en las que los nombres de origen euskérico estaban prohibidos que se llaman Sara. En Aquitania era relativamente común hasta 2008, aunque ha empezado a decaer desde entonces. Hay 166.000 mujeres que se llaman Sara en España.
  • Andrea es otro nombre complicado porque, en su origen, se refiere a la mujer en general y solo ha sido más recientemente cuando se ha empezado a adoptar masivamente en Euskadi por su significado euskérico, similar al que se utilizaba en la Edad Media. Es un nombre bastante común en Perú, Ecuador o México.
  • Nerea. Su origen es griego y hace referencia a las ninfas, que se llamaban nereas y nereidas, aunque también se adopta en euskadi por su significado de propiedad (“la mía”). Hay 65.000 Nereas en España. Hay que tener en cuenta que una hija de Maradona se llama Dalma Nerea por su significado euskérico, tal y como reveló ella mismo en su libro “Hija de Dios”. Durante el franquismo se llegó a aceptar Nerea como femenino de Nereo, un santo que se celebra en mayo.
  • Aitor, que es uno de los héroes legendarios incorporados en la literatura por el francés Chaho y el español Navarro Villoslada. Hay 50.000 personas en España con este nombre, aunque en muchos sitios se pronuncia con acento en la A.
  • Asier es otro de los personajes de la novela de Navarra Villoslada y hace referencia al principio en contraste con el final (“Amaia”). Hay 25.000 en España con una edad media de 20 años y curiosamente hay casi tantos en Euskadi como en Burgos, Huesca, Rioja y Cantabria.
  • Iñaki, que es la traducción vasca de “Ignacio”, aunque mucha gente lo emplea también de forma independiente, especialmente en Castellón y Teruel. Junto con Kepa y Koldobika, fue uno de los nombres euskaldunes expresamente prohibidos en 1938 por “su significación separatista”. Hoy en día apenas se emplea para recién nacidos, lo que explica por qué su edad media es de 36 años. En Argentina es un nombre que ha crecido en popularidad últimamente y se utiliza en el 0,2% de los bautizos.
  • Unai, que significa “vaquero” o “pastor de vacas”. Hay unas 22.000 personas que se llaman así en España, curiosamente muchas de ellas residentes en Tarragona y Cantabria.
  • Julen, que es el nombre que Sabino Arana “inventó” para “Julián” y que se ha hecho especialmente conocido a raíz de la desaparición de un niño en un pozo ilegal andaluz. Hay 11.600 Julen en España, especialmente en Tarragona y Rioja. Tiene también cierto uso en Francia, donde 30 personas son bautizadas así cada año.
  • Nahia es una palabra que significa “deseo” y que, como nombre, es bastante frecuente en Rioja y Barcelona. Hay 6.257 personas en España con este nombre y su edad media es muy baja: 8 años. En Francia es uno de los nombres vascos más recurridos: unas 70 veces al año.
  • Ane, que es el nombre que Sabino Arana “inventó” para Ana y que es uno de los más usados en Euskadi. El influjo de la televisiva Anne (con 2 n) Igartiburu ha hecho que también sea muy empleado en otras zonas de España, como Alicante.
  • Oihan, que al igual que Oihana hace referencia al bosque. Es un nombre que estuvo de moda hace ya años, lo que explica por qué las 2.000 personas que lo tienen alcanzan una edad de media de 29 años. En Iparralde todavía tiene cierto uso.

Algunas fuentes empleadas:

3 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *