Los internautas se rebelan contra ETA

La comunidad internáutica se ha manifestado duramente contra la presencia de ETA en la principal red de ordenadores del mundo, después de que la banda terrorista asesinara al concejal del PP en Ermua Miguel Angel Blanco. En lo que MSNBC, un medio de comunicación norteamericano ha descrito como la “pérdida de la inocencia de Internet”, cientos de usuarios de la red se transmitieron mensajes de correo electrónico para concertar ataques contra páginas web que contenían información que describían como “proetarra”.


El principal objetivo de esta ira colectiva ha sido el Euskal Herria Journal (http://www.igc.apc.org/ehj), un servicio organizado por varios simpatizantes de HB residentes en Nueva York y que incluye información sobre los presos de la banda y supuestos casos de tortura, noticias de lo que describen como ”conflicto entre Euskal Herria y el Gobierno español”, una página con todo tipo de información sobre ETA -incluida en una sección sobre “Resistencia Vasca”- y su ”Alternativa Democrática”, además de diversos reportajes sobre la cultura vasca.

Las armas empleadas en este ataque contra la presencia de la organización terrorista en Internet han sido lo que los internautas denominan bombas de email, es decir, ingentes cantidades de correo electrónico que contiene palabras que se repiten miles de veces y que acabaron por colapsar los ordenadores que desde California ofrecían a todo el mundo la información del Euskal Herria Journal. Los “guerrilleros del ciberespacio”, tal y como han sido descritos por un medio de comunicación norteamericano, se organizaron desde diversos foros electrónicos, algunos con nombres tan ilustrativos como #Basta_ya, #Justicia_ya o #Ermua, y colocaron en sus páginas web los programas necesarios para “bombardear el web de HB” e, incluso, para atacar con virus informáticos y otros instrumentos que provocan explosiones digitales. La Asociación española de Usuarios de Internet (AUI) también emitió un comunicado en el que apoyaba “el combate pacífico de los internautas contra el terrorismo de ETA”.

Finalmente, la empresa que alojaba al Euskal Herria Journal, el Instituto para las Comunicaciones Globales (IGC), tomó “bajo protesta” la decisión de eliminar las páginas conflictivas. “Este ataque ha sido como incendiar una librería para protestar contra un libro”, explicó inmediatamente un portavoz de IGC, que aloja en su ordenador las páginas de numerosas Organizaciones No Gubernamentales (ONG) que se habían visto afectadas por los ataques contra Euskal Herria Journal. Los responsables del Euskal Herria Journal también ha emitido un comunicado en el que afirman: “Creemos que los intentos de silenciarnos tienen más que ver con los informes que publicamos sobre las violaciones de los derechos humanos y las libertades civiles en Euskadi que con la presencia de datos y documentos de ETA”.

Las reacciones no se han hecho esperar y los foros vascos de la red son estos días un hervidero de condenas y tímidas justificaciones de lo que algunos describen como “terrorismo digital” a manos de lo que los simpatizantes de HB denominan “fascistas cibernéticos” o “neofranquistas”. Pese a los llamamientos a la calma de diversas organizaciones que defienden la libertad de expresión en Internet, los ataques se siguen reproduciendo, especialmente contra un web (http://members.tripod.com/%7eeh2000) en el que se pide a los internautas que envíen “cariñosos emails” a los miembros de la Policía Nacional y de la Guardia Civil -que denomina “maderos” y “sapitos”- y a las direcciones de correo electrónico de otras instituciones y partidos políticos. “Los carceleros recibirán gustosos vuestras sugerencias”, se afirma en esas páginas, cuya dirección de correo electrónico también es polémica (atutxa.cabron@usa.net). En el marco de esta batalla digital, un comunicante anónimo remitió recientemente un mensaje a CNET, una publicación electrónica norteamericana, en el que explica en inglés que “hay más españoles que los necesarios para hacer caer este servicio cualquiera que sea su capacidad”.

Pese a la historia colectiva que ha llenado los titulares de las publicaciones electrónicas de todo el mundo, lo cierto es que los internautas se manifestaron principalmente de forma pacífica contra el terrorismo etarra. El Euskal Herria Journal y la empresa que alojaba sus páginas recibieron, antes y después del asesinato de Blanco, numerosos mensajes en los que se denunciaba la parcialidad de su información. Otras iniciativas de protesta incluyeron la colocación de lazos azules y negros en las páginas web de particulares, empresas e instituciones y la petición por parte de la asociación de internautas Fronteras Electrónicas Españolas de que los usuarios de la red colocaran links (enlaces) con el servicio electrónico de la asociación Manos Blancas, creada tras el asesinato del catedrático Francisco Tomás y Valiente en 1996.

Asimismo, una radio bilbaína, el Ayuntamiento de Ermua y Manos Blancas organizaron recogidas de mensajes electrónicos de apoyo a la familia de Blanco. Con el fin de recoger de forma pacífica el enfado colectivo ante la última acción de ETA, el embajador de España en Dinamarca, José Luis Pardo, colocó en su web SíEspaña un panel en el que se están recibiendo numerosos mensajes de condolencia hacia la familia del concejal. Finalmente, un grupo de usuarios de la red ha creado una Asociación de Internautas por la Paz y la Libertad en homenaje póstumo a Miguel Angel Blanco.

Otros casos
El ataque contra Euskal Herria Journal no es el primero que se produce contra unas páginas que contienen en Internet información considerada próxima a ETA. En 1996, un grupo de universitarios de Valladolid logró que la empresa suiza Access (http://www.access.ch) suprimiera las páginas de Euskadi Information, que contenían fragmentos de un boletín informativo de Herri Batasuna.

Más recientemente, la empresa norteamericana Geocities (http://www.geocities.com), el principal servicio de páginas web gratuitas, suprimió una de sus secciones en la que un particular había incluido la Alternativa Democrática de ETA. “En lugar de promover la insurrección y las revueltas, podrías informar objetivamente sobre lo que te parece negativo del hecho de que los vascos permanezcan bajo la tutela del Gobierno español”, explicaba Geocities en un mensaje remitido al autor de las páginas censuradas.

Tanto en el caso de la Alternativa Democrática como en el Euskadi Information, las páginas suprimidas aparecieron posteriormente en otros lugares de Internet. Y es que, como comentaba recientemente un internauta que estudia los conflictos en la red, “cualquier esfuerzo para suprimir páginas web sólo les da publicidad gratuita y les carga de falaces razones, especialmente en Estados Unidos”.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *