Los fondos públicos no deberían financiar startups en las que el emprendedor gane más de 30.000 euros

Es urgente que todos los fondos de inversión institucionales y las entidades públicas que financian a startups impongan una norma que impida a los emprendedores “ponerse” sueldos superiores a 30.000 euros directos o indirectos. Digo esto después de enterarme de que el fundador de Davalor, una polémica firma navarra que recibió préstamos por un importe cercano a los 3 millones de euross, cobraba 150.000 euros anuales y otro tanto a través de su red de empresas personales.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)

Términos empleados para llegar hasta aquí: