Las grandes compañías energéticas deberían dejar de disfrazarse de “verdes”

Estoy un poco cansado de la desfachatez con la que algunas grandes compañías energéticas se disfrazan de verdes y ecológicas. Ha vuelto a ocurrir esta semana a raíz del congreso SUM Bilbao 19, centrado en la movilidad sostenible y paradójicamente organizado por Petronor y patrocinado por su matriz Repsol. Coincidiendo con este evento, Iberdrola, que tampoco es ejemplar en este ámbito, lanzaba una campaña de publicidad online a vascos atacando en la yugular a las petroleras.

Soy el primero que aplaude cualquier inversión de Petronor y la propia existencia de una compañía que es clave para la economía vasca. Me ha parecido también ejemplar su esfuerzo para vincularse con la sociedad vizcaína a través de toda una serie de acciones de marketing y responsabilidad social corporativa que deberían estudiarse en las universidades. Hasta ahí todo bien.

Pero pasar la raya de lo verde creo que supone ponerle demasiada jeta. Al menos, a día de hoy, cuando Petronor no deja de ser una mera refinería que procesa petróleos y los convierte en combustibles y en electricidad por medios que son todo menos ecológicos. Si la empresa quería patrocinar algún evento en Bilbao, creo que tendría que haber buscado uno que tuviera una temática distinta a la de la movilidad sostenible.

¿Y qué decir de Iberdrola? Es cierto que ha cerrado todas las térmicas que tenía en Euskadi y es también verdad que es la mayor compañía grande de su sector en potencia eólica. Pero en su haber hay que incluir otras acciones que no benefician a la naturaleza, como la decisión de frenar producción hidráulica para sustituirla por gas natural con el fin último de encarecer el precio de la electricidad.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *