La última moda en el mundo de la energía son las baterías. Iberdrola y Gamesa se apuntan

La generación y la distribución de energía son dos mundos que están viviendo una paulatina revolución que a veces recuerda a la disrupción causada por Internet. Smart grids y renovables han sido los protagonistas hasta ahora y las baterías parecen sucederles. Dos actores del sector tan conocidos como Iberdrola y Gamesa se han apuntado al carro.


Lo que está ocurriendo básicamente es el resultado de varios fenómenos:
– El éxito de las energías renovables viene acompañado de un problema de difícil solución: su generación no es continua y oscila entre noche-día y periodos ventosos o más tranquilos que solo se pueden solventar almacenando la energía producida en ciertos momentos.

– Los costes de los sistemas de almacenamiento energético han caído en picado, un 50% desde 2012, y seguirán la misma tónica. Y es que las mejoras tecnológicas y la popularización del coche eléctrico, que facilita su fabricación en masa, tiran los precios hacia abajo.

El actor más conocido de este mercado es Tesla, que ya comercializa sus baterías al margen de sus coches para eventuales usos domésticos. Su precio oscila entre los 7.000 y los 10.000 euros, que si se hacen números acompañados de unas placas fotovoltaícas, permiten amortizar la inversión en unos pocos años. En España, Holaluz ha empezado a distribuir estas baterías.

Dos agentes que ya están trabajando con baterías son Iberdrola y Gamesa, que han pasado de la investigación a su aplicación práctica. Gamesa (ahora Siemens-Gamesa) ha puesto en marcha una planta de almacenamiento de energía con rocas calientes en una fundición de aluminio de Hamburgo y está probando un sistema de flujo (con líquidos en lugar de litio) en un centro de I+D de Valencia.

Iberdrola ha preferido el clásico ion-litio en unas instalaciones situadas en Caravaca de la Cruz con el fin de mantener el fluido en caso de caída de la red. Su proveedor, Ingeteam, explica que el proyecto contará con capacidad para suministrar 2 MWh y estará en marcha a finales de año a título más experimental que real.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *