La tecnología europea renace de la mano de los videojuegos

Angry Birds
Angry Birds (Photo credit: Wikipedia)

Cuando parecía que Europa se estaba quedando atrás en la evolución tecnológica que rodea a Internet, en diversos puntos del Viejo Continente han surgido startups de videojuegos líderes mundiales. Aunque casi todas funcionan sobre plataformas diseñadas en Silicon Valley, como iOS (iPhone), Android o Facebook, han conseguido mezclar creatividad con conocimiento del mundo del móvil para superar a sus competidores del otro lado del Atlántico y de Japón, otrora hegemónicos en este campo.


¿Por qué en Europa? Parece haber dos razones fundamentales. Por una parte, el know-how en torno al diseño para plataformas móviles, herencia del antiguo gigante Nokia, hoy absorbido por Microsoft y prácticamente desaparecido. Por otra parte, los menores costes de programación y distribución del software, que permiten hacer cosas desde cualquier lugar del mundo con la misma agilidad que si se estuviera en Silicon Valley. Hay que tener en cuenta que en King.com y en Rovio apenas trabajan unos centenares de personas.

Y es que los nuevos juegos sociales tienen una baja sofisticación y se desarrollan con gran rapidez siendo lo mas importante contar con una fuerte base inicial de usuarios. Hay que tener en cuenta, además, que para este tipo de productos hacen falta fuertes conocimientos de matemáticas, algo que por razones educativas, dominan especialmente los programadores de Europa del este.

Según la Comisión Europea, 28 compañías europeas han creado el 40% de las principales aplicaciones para móviles y tres de las cinco mayores provienen de los países nórdicos. Estas son las principales startups de videojuegos nacidas en Europa:
Rovio (Finlandia). Conocida especialmente por Angry Birds, el juego de móvil más popular del mundo, que facturó más de 130 millones de euros en 2013, Rovio ha engendrado a su vez a otras startups de Helsinki. No siempre le fueron las cosas bien y en 2009 estuvo a punto de quebrar.

Supercell. Es una de las startups de videojuegos que han nacido en Finlandia a la sombra de Rovio y Nokia. Sus principales productos son Clash of Clans y Hay Day, que se han hecho un sitio especialmente en Asia. El 51% de su capital está en manos del gigante japonés Softbank, que pagó este año 1.500 millones de dólares por esta participación, distribuida entre todos los empleados de Supercell, que funciona en este sentido de una manera muy similar a Linux.

Mojang (Suecia). Más que por su nombre, la compañía es conocida por su videojuego Minecraft, lanzado en 2011 para móviles y para XBox. Fue adquirido el 15 de septiembre del 2014 por Microsoft por 2.500 millones de dólares.

Wargaming.net. Esta compañía nació nada más y nada menos que en 1998, pero es en los dos últimos años cuando ha crecido de manera prodigiosa hasta convertir a su juego de guerra, World of Tanks, en el más rentable de toda la historia. Su base operativa está en Minsk (Bielorrusia), aunque la sociedad opera desde Chipre.

King.com (Reino Unido). Ha hecho productos como Pet Rescue Saga, Diamond Digger Saga y, sobre todo, Candy Crush Saga. Sus principales centros de desarrollo están en Londres, Estocolmo (la empresa nació en Suecia) y Barcelona. Cotiza en Bolsa desde principios de 2014. Su principal promotor, el inglés Melvyn Morris, se dedicó en su día a la compraventa de inmuebles en España.

Wooga (Alemania). Empezó siendo líder en juegos para Facebook, en la línea de la firma norteamericana Zynga, y ha evolucionado hacia plataformas móviles con bastante fortuna. Actualmente tiene más de 250 empleados.

Nordeus (Serbia). Su primer juego (y el más conocido) es Top Eleven, que permite gestionar un equipo de fútbol de manera social (con otros usuarios de redes sociales), un campo en el que competía con productos tan conocidos como FIFA Superstars. Tiene ya más de 150 empleados.

Playtika (Israel). Esta empresa empezó desarrollando juegos sociales de apuestas tipo casino, hasta el punto de que pronto la compraría Caesars, un holding propietario de casinos de Las Vegas. Su producto más conocido es Slotomania, una especie de tragaperras online que funciona con un modelo freemium (solo se paga por mejorar la experiencia).

Social Point (España): Esta startup de Barcelona ha recaudado ya casi 50 millones de dólares en varias rondas entre fondos de capital riesgo. Se dedica a producir juegos sociales, fundamentalmente para el móvil, como Social Empires, Social Wars, Dragon City y Monster Legends. En 2014 espera facturar más de 100 millones de euros.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *