La revolución de la información médica

Health
Health (Photo credit: Tax Credits)

El de la salud ha sido un terreno tradicionalmente reservado para expertos, tanto los serios como los impostores. Es decir, un monopolio de curanderos y médicos cerrado para los profanos. Pero Internet está democratizando el acceso a la información sobre salud generando una auténtica revolución que aterra a unos e ilusiona a otros.


Poner toda la información médica al alcance de un click tiene las siguientes ventajas:
– Los enfermos puedan conocer mejor sus males para tratarlos adecuadamente o incluso para saber que realmente padecen algo que requiere una visita al médico. Esto puede salvar vidas.

– Los pacientes de enfermedades raras pueden acceder a información que incluso los especialistas desconocen, poniendo mayor presión sobre los profesionales y mejorando por tanto el sistema.

– Los enfermos crónicos pueden reunirse virtualmente, a través de comunidades y redes sociales online, para apoyarse mutuamente e incluso para resolverse entre ellos pequeños problemas del día a día de sus males.

– Los ciudadanos pueden comparar precios y características de los seguros médicos e incluso opiniones sobre los médicos que les tratan. En ambos casos se produce una mayor transparencia del sistema que redunda en su mayor eficacia.

– El crowdsourcing de los diagnósticos médicos, que se basa en recoger vía Internet información de varios pacientes con el fin de elaborar predicciones a partir de sus experiencias. Aquí también interviene eso que hoy en día se denomina big data y que consiste en procesar millones de datos para poder obtener información de valor.

Para satisfacer estas necesidades están surgiendo diversos servicios de información y transacción. Entre ellos podemos destacar los siguientes:

WellSpringboard e Innopinion son dos iniciativas que utilizan el crowdsourcing para recabar información de pacientes para mejorar los diagnósticos médicos.

Biopool, un banco de fotografías de órganos enfermos creado por un consorcio europeo, en el que figuran el Servicio Vasco de Salud, Tecnalia y las empresas eMedica y Cultek, para facilitar la investigación médica en todo el mundo.

Imitia, un portal madrileño que permite buscar médicos por zonas, especialidades y seguros, siguiendo modelos como los de las norteamericanas Zocdoc, Patient Fusion o Vitals. Medicast, por su parte, es una guía para buscar solo a los médicos que están dispuestos a visitarnos a domicilio.

Nova Medical Group ha desarrollado un software que vigila todas las opiniones que los pacientes colocan en Internet sobre médicos y hospitales. El objetivo final es mejorar la reputación online de estos profesionales y de las empresas del sector salud.

– La startup Additive Analytics ha desarrollado un sistema, MaternityCompare, para seleccionar el mejor hospital en el que dar a luz en función de datos públicos como los nacimientos prematuros que se producen en cada uno de ellos. Otra empresa similar es Leapfrog, que permite comparar hospitales en diversos parámetros.

– Google, cuyos fundadores siempre han reconocido un especial interés por el mundo de la salud que les ha llevado a crear cosas como Google Flu Trends para conocer la evolución de la gripe.

Search Seeker es un sistema de inteligencia artifical desarrollado por la consultora vasca Ibermática para agregar información médica y mejorar así los diagnósticos. Generalmente busca en fuentes como Pubmed, ClinicalTrial, LinkedLifeData, Google, patentes o redes sociales.

– Las apps de salud es un campo que está a punto de expolotar ya que tanto Google como Apple quieren desarrollar sus sistemas operativos por esta vía. Se supone que pronto podremos utilizar nuestro smartphone para medir nuestro estado de salud e incluso establecer posibles tratamientos. De hecho, se calcula que ya hay más de 100.000 apps de este tipo. Entre ellas, se pueden destacar las siguientes: AliveCor (monitoriza el corazón), CellScope (hace fotos del oído interno para observar posibles infecciones), Ginger.io (monitoriza cuánto se usa el smartphone para hacer un seguimiento de la salud mental del usuario), TraveDoc (especial para viajeros) o PrevColon (prevención del cáncer de colon). Esta última es obra de Maite Herraiz, una doctora de la Clínica Universitaria de Navarra.

Alme for Healthcare y MedWhat son asistentes virtuales que responden a preguntas sobre temas de salud utilizando tecnologías de procesamiento del lenguaje natural y de inteligencia artifical. Son una especie de médico virtual. En este sentido, mencionar también al supercomputador Watson de IBM, que cada vez se está orientando más hacia la resolución de problemas médicos. Hasta el punto de que en pruebas reales ha acertado más que los médicos humanos en el diagnóstico del cáncer.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *