La profesora de EH

Una profesora de primero de ESO en una aldea del País Vasco, explica en clase que ella es de EH, y entonces pide que levante la mano todo el que también sea seguidor de EH. Todos en clase, por temor a represalias por parte de la maestra, levantan la mano diciéndose abertzale, excepto una niña que estaba sentada al fondo del salón. La profesora miró a la niña con sorpresa y le preguntó:


– Martita, ¿por qué no has levantado la mano?
– Porque yo no soy de EH, maestra.

La profesora, extrañada, pregunta de nuevo:
– Vaya, y si no eres de EH, entonces ¿con quién simpatizas?” – Con los españolistas

La maestra, cuyos fanáticos oídos no podían dar crédito a algo así, exclamó:
– Martita, hija mía, ¿qué pecado has cometido para ser españolista?!”

La niña, muy tranquila, respondió:
– Mi madre es españolista, mi padre es españolista, y mi hermano también es
españolista. Por eso ¡yo también soy españolista!
– Bueno, pero eso no es motivo para ser españolista. Tú no tienes por qué ser lo que son tus padres. Por ejemplo, si tu madre fuera prostituta y drogadicta, tu padre vago, alcohólico y traficante, y tu hermano atracador y homosexual, entonces, ¿tú qué serías?
– Seguramente de EH

13 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *