La potente industria vasca del ciclismo

orbeaUna de las principales canteras vascas de empresarios es Eibar, un municipio anclado en un valle del que en su día surgieron numerosos fabricantes de armas que después, en un clarísimo ejemplo de innovación, se reconvirtieron en productores de bicicletas o de electrodomésticos. Así surgieron los Orbea, BH, GAC o Abelux, algunos de los cuales siguen hoy a pie de carretera.


Es una industria centenaria que actualmente está profundamente internacionalizada y que trata de anticiparse a nuevas tendencias como las bicicletas eléctricas. Paradójicamente, pese a ser el sector más ecológico, con fuerte implantación en Euskadi y que ha sufrido duras crisis, nunca ha recibido apoyos públicos como el plan Renove para la compra de coches. El primero que se registra es el recién creado por el EVE para subvencionar la compra de bicis eléctricas.

El Gobierno Vasco financia el 25% de su precio, con un máximo de 500 euros por unidad. Sin embargo, estas ayudas no han sido bien acogidas y apenas ha habido 84 solicitudes hasta el momento, aunque aún restan tres meses para que se cierre el programa.

La industria bicicletera vasca se empieza a gestar tras la primera guerra mundial, cuya finalización trajo consigo una importante crisis para los fabricantes de armas de Eibar. Algunos de ellos buscaron nuevos productos que se pudieran fabricar con la misma maquinaria con la que antes habían montado cañones y metralletas. Y hete aquí que Eulogio Gárate (la G de GAC), gran aficionado al ciclismo, descubrió que era el caso de los tubos de las bicicletas. Pronto se dedicaría sólo a ellas.

Y no sólo las fabricó. También las promocionó con campañas de marketing tan innovadoras como la creación de equipos y de pruebas ciclistas como la Bicicleta Eibarresa o incluso la Vuelta a España. Otros vecinos siguieron su camino. Además, montar una bicicleta suponía entonces fabricar todos sus componentes, con lo que el número de empleos que generaron en Eibar fue realmente elevado. Incluso se fueron acercando a nuevos sectores, como las motocicletas Mobylette que GAC empezó a montar a partir de los años sesenta, cuando ya tenía 500 trabajadores.

Pero GAC no aguantó la crisis de los noventa y terminó desapareciendo, al igual que Abelux, Zeus y Torrot. Todavía se conservan sus antiguas oficinas de Eibar, hoy convertidas en pisos. De los grandes fabricantes de Eibar sólo han resistido Orbea y BH, trasladadas respectivamente a Mallabia y Vitoria-Gasteiz.

Orbea, reconvertida en cooperativa en los años más duros de crisis, nació como productor de pistolas en 1840 y en 1926 creó una división de bicicletas. Curiosamente, pronto fabricaría una con un pequeño motor, la Vesolotex, anticipo de una de sus últimas innovaciones, la bicicleta eléctrica. Orbea hoy produce unas 200.000 unidades anuales en sus plantas de Mallabia, China y Portugal, donde trabajan unas 260 personas. Vende en 54 países.

Esta cooperativa vasca es también una de las compañías pioneras en el uso de los medios sociales para promocionar su actividad. Tiene twitter, un blog y página en Facebook. Por estos canales cuenta, por ejemplo, que ha estado investigando, junto al centro tecnológico Ceit, fórmulas para amortiguar baches, curvas y movimientos, los principales problemas de las bicicletas de montañas, o que hoy es capaz de fabricar el producto de forma personalizada para cada cliente, otra de las tendencias imparables del mercado.

BH, por su parte, nació en 1909 en Eibar para fabricar pistolas, de la mano de los hermanos Beistegui (la B de BH). Hoy en día es una marca de la firma Bicicletas de Alava, con sede en Vitoria-Gasteiz y que también ha empleado otros nombres, como Peugeot, comprada a la empresa automovilística francesa en los noventa. Produce unas 300.000 unidades al año que vende fundamentalmente en España, EE.UU., Francia, Japón y Taiwán. Al igual que Orbea, ha puesto en el mercado su propia bicicleta eléctrica, la BH Emotion.

Hay otras marcas hechas en Euskadi, aunque su producción es menor. La vitoriana Mendiz nació en 1984 para producir, de manera artesanal, diversos tipos de bicicletas. La tradicional Zeus, también de Eibar, es hoy una marca más de Orbea. Y en Egüés (Navarra) está Conor, una firma puesta en marcha en 1949 por el ciclista profesional Ignacio Orbaiceta y que fabrica bicis de gama media y alta y, entre ellas, las plegables, una de las últimas tendencias del sector.

(Actualización 10.11.10) BH anuncia hoy que cierra su fábrica de Alava para centrar su producción en Portugal y Asia. Ya sólo quedaban 47 empleados.

(Actualización 12.11.10) Parece que unos vascos han diseñado un cuadro de bicicleta realmente revolucionario y hecho en… madera, al que han denominado Axalko.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

3 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *