La coacción de los sindicatos al comercio

El pasado domingo se produjo un hecho insólito: un numeroso piquete de sindicalistas “inspeccionaba” las calles de Bilbao para asegurarse de que ningún comercio abría en un día festivo. Al grito de “aquí no abre ni el apuntador”, amedrentaban a los escasos comercios que tenían sus puertas abiertas. Me parece vergonzoso, propio de una mafia impune y un ataque contra la libertad de los comerciantes.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)