Kutxa y sus clientes “enchufados”

Los gestores de Kutxa están demostrando una manifiesta falta de profesionalidad. No es de recibo que la misma semana que anuncia el cierre de oficinas y la cancelación de procesos de selección dé a conocer la no ejecución de un aval a Epsilon Euskadi, que es prácticamente lo mismo que condonarle sus deudas. La segunda decisión responde a criterios políticos, mientras la primera sí que tiene que ver con una gestión eficaz, pero que no se produciría si no se hubieran concedido préstamos a entidades con elevado riesgo de impago.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)