Jaime Aguilera (Voovio): “Tenemos un simulador único a nivel mundial para la industria petroquímica”

Jaime Aguilera (Cádiz, 1976) estudió ingeniería en Tecnun, tras un periodo en Holanda, regresó a Donostia investigador de Ceit. De la mano de este centro tecnológico puso en marcha Asiris Vision Technologies, una startup vendida a CAF, y finalmente fundó Voovio, una compañía guipuzcoana poco conocida pero que vende un producto propio, un simulador protegido por varias patentes, a las principales multinacionales petroquímicas del mundo.

Esto es lo más interesante que nos contó en la entrevista que le hicimos:

  • Los tres fundadores de Voovio, Juan Bautista Gómez (co-CEO), Fernando Alonso (CTO) y Jaime Aguilera (co-CEO), se habían conocido en Asiris, donde se dieron cuenta de que se entendían muy bien y que podían montar otra startup. ¿En qué ámbito? En lo que más conocían, que era el tratamiento de imagen y simulación. “Nos habíamos acostumbrado a no tener jefes, así que decidimos crear otra cosa. Veíamos un gap importante entre las necesidades del usuario final y lo que permitían las tecnologías de visualización y 3D. Hacía falta algo que se parezca a la realidad pero con la libertad que da el modelado CAD. Así que nos centramos en desarrollar una tecnología nueva desde cero. Justo en esos momentos Google sacó StreetView, que se parecía a lo que teníamos en mente”, explicó.
  • Por la sofisticación de su producto, Voovio se planteó desde el primer momento venderlo por todo el mundo y patentarlo en EE.UU. Y para financiar el día a día del proyecto, Aguilera y su equipo no han dejado de vender los diversos resultados que han ido consiguiendo a líderes de mercados verticales e incluso han licenciado el uso de una de sus patentes. “El desarrollo tecnológico nos ha llevado once años y, sin apenas hacer ruido, hemos ido captando clientes que nos permitían pagar los gastos. El primero fue la propia Universidad de Stanford, que nos eligió frente a Google para construir un tour virtual para sus estudiantes. Posteriormente nos decantamos por mercados en los que el marketing fuera clave y especialmente la construcción. Meliá, Torre Espacio, el Aeropuerto de Doha o el Moma de Nueva York han sido clientes nuestros”, explicó.
  • Tras el marketing, el siguiente mercado para Voovio fue el de la industria del proceso, en el que mejores resultados están consiguiendo por su estabilidad a medio y largo plazo. De ahí que su principal centro operativo esté situado actualmente en Houston, punto estratégico del sector petroquímico. “Estas plantas son como una gran cocina que manejan muy pocas personas y en las que la formación en situaciones de emergencia es fundamental, prácticamente como si del entrenamiento para una guerra se tratara. “Las grandes tecnológicas han intentado resolver este problema con simuladores basados en tecnología CAD, pero ni hay inmersión ni es barato. Nosotros tenemos un producto que nadie puede ofrecer a los BASF, Eastman o Dupont, que son algunos de nuestros clientes”, explicó.
  • El negocio de Voovio proviene en primer lugar de las licencias por el uso de su producto para formación y asistencia en actuaciones delicadas. Y en segundo lugar de la generación de réplicas digitales y los propios simuladores de procesos. Tras la consolidación con 12 clientes, todos ellos multinacionales, Voovio busca ahora convertirse en el líder en el mercado para la industria del proceso. “Nuestra prioridad ha pasado a ser comercial. Esto implica hacerse mayor y perder por tanto ciertas ventajas que tiene una startup. Tenemos que procedimentar y sistematizar muchas cosas y hay que montar un organigrama que permita servir al cliente final a escala. El 50% del tiempo me lo paso entrevistando gente, algo que se ha convertido en mi prioridad. Ya somos 31 personas entre San Sebastián y Houston”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *