Iñaki Arrola (K-Fund): “Para invertir bien lo más importante es estar en las mesas adecuadas”

Iñaki Arrola (Madrid, 1976) es el co-CEO de K Fund, uno de los tres principales fondos de inversión en startups tecnológicas que operan en el Estado. Ha conocido todos los espectros de la financiación, desde el business angel hasta el fondo, e incluso del emprendimiento, pues él fundó Coches.com, marketplace vendido hace pocos meses. En esta entrevista nos habla de todo ello y especialmente de lo que para él es clave al invertir: “Estar en las mesas adecuadas”.

  • Como business angel, invirtió casi 200.000 euros en varios proyectos, con la suerte de que seis de ellos terminaron siendo vendidos. “No tenía ni sistemática ni estrategia. Así que aprendí que hay que tener claro cuánto vas a poner en cada compañía al principio y en rondas posteriores, para no diluirte”, explicó.
  • ¿A qué achaca esa suerte? Fundalmentalmente a haber podido estar en las mesas adecuadas, esas en las que se habla de los proyectos más interesantes. “Seedrocket generó muchas oportunidades y tuve la suerte de poder entrar ahí porque algunos amigos andaban ya en el jaleo. Una ventaja es que en esa época (década pasada) había pocos inversores y pocos proyectos”, recordó.
  • Al ver que estaba ganando dinero como business angel, en 2012 decidió crear un fondo junto a otros inversores. Es así como nace Vitamina K, que recaudó 5 millones de 12 personas distntas. “La ventaja que nos daba el volumen era poder estar en más mesas y con una sistemática de inversión. Y tuvimos la suerte de que todavía había pocos inversores extranjeros y la economía estaba mal, lo que les permitió entrar a buen precio a proyectos hoy tan significativos como Cabify. “Todavía no había ecosistema pero sí que surgieron oportunidades buenas”, explicó.
  • De Vitamina K surgiría después K Fund, la gestora de fondos que actualmente comanda junto a Carina Szpilka, ex CEO de ING en España. “Ella dejó el banco y yo Coches.com y pusimos 1,5 millones. Captar el dinero para el primer fondo fue menos difícil de lo que esperaba y llegamos a 50 millones, una parte aportada por el Fondo Europeo de Inversiones”, explicó.
  • El primer fondo agotó su dinero a principios de año, por lo que K Fund ha lanzado ahora otro de 70 millones. La novedad es que esta vez han entrado inversores institucionales (otros fondos), aunque “ponen muy poco”. “Invertimos en empresas de Internet entre 200.000 y 2 millones de euros. Normalmente, entre un 15 y un 20% de la startup en la primera ronda. Pueden ser empresas recién creadas o ya con tracción”, explicó.
  • ¿Qué sectores ve ahora con mayor proyección? Evidentemente, el de salud, donde mantienen dos participadas, Salupro y Ferly, pero también el aprendizaje para niños o los SaaS. “Salupro, un marketplace de artículos de salud, está estallando por el coronavirus”, explicó. A Arrola le interesan también mucho los proyectos de inteligencia artificial, pero con la Industria 4.0 reconoce no sentirme muy cómodo.
  • ¿Dónde encuentra K Fund los proyectos en los que invertir? Además de los que les llegan directamente, mantienen excelentes relaciones con Wayra y con Seedrocket. “Tenemos muchos amigos en muchos sitios”, añadió.
  • ¿Qué recomienda a las administraciones públicas? Además de coinvertir, como ya están haciendo, echa de menos mayor sencillez legislativa. Y lanza un aviso para navegantes: “En Francia han metido tanto dinero en el ecosistema de startups que han creado una burbuja. Esto debe parecerse más a un río que va creciendo poco a poco”.
  • Arrola terminó contando dos startups en las que pudieron haber entrado y no lo hicieron: Wallapop y Glovo. “A los fundadores les dijimos que estaban en demasiadas cosas. Lo bueno es que las vimos”, explicó sobre Wallapop.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *