¿Hasta cuánto puede bajar el paro? En Chequia hasta el 2,7%

El País publicaba este domingo un interesante reportaje sobre el paro en Huesca, la provincia que tiene la menor tasa de desempleo de España, el 8,12%. Decía el artículo que está a punto de tocar fondo, lo que se conoce como “pleno empleo”, una situación a la que ya se llegó en algunos puntos del Estado antes de la crisis que comenzó en 2007. Sin embargo, hay países en los que baja hasta el 2,7%. Veamos algunos casos y en qué se basa esa situación tan idílica.


Lo cierto es que la tasa de paro no puede llegar al 0% por una razón técnica: siempre hay personas que están en proceso de cambio de trabajo o que tienen contratos temporales que se van sucediendo. Pero el porcentaje que suponen esas circunstancias depende de cuestiones estadísticas y de costumbres que tienen que ver con la realidad socioeconómica de cada país.

Así, en España hay muchas personas que no buscan trabajo que están apuntadas al paro y, sobre todo, que se consideran desempleadas cuando les preguntan los encuestadores. La economía sumergida tiene mucho que ver con esta realidad. Pero también influye el tipo de trabajo que predomina en un país, ya que los empleos relacionados con el turismo y la agricultura suelen ser estacionales y hacen que muchas personas pasen meses sin trabajo.

Por eso en España el pleno empleo, que tiene como efecto inmediato el encarecimiento de los costes salariales, está más cerca del 7% que del 3% de Chequia y otros países. Veamos cuáles son esos lugares del mundo que tienen tasas de paro inferiores al 5%, con datos de la OCDE, en principio armonizados:

– Nueva Zelanda (4,7%). Su economía relativamente aislada pero muy rica en recursos naturales hacen de este paraíso un lugar en el que es relativamente fácil encontrar trabajo.

– Polonia (4,6%). Ha sido en los últimos años la economía más dinámica de Europa, dejando atrás las dificultades que supuso el fin del comunismo, con niveles de desempleo que llegaron al 20,5% en 2002. La clave ha sido en su caso la entrada en la UE.

– Holanda (4,5%). Un país que siempre lo hace bien económicamente hablando, aunque su población se asustó cuando en 2014 el paro llegó al 7,2% (!).

– Israel (4,2%). Es el mejor ejemplo de que una economía liberal y volcada en la innovación da resultados. Pese a no tener apenas recursos naturales, es un país que crece muy rápido y con un nivel de desempleo envidiado en todo el Mediterráneo.

– Reino Unido (4,2%). Ni el Brexit ha logrado debilitar la economía de un país que apostó en los ochenta por la liberalización en su máximo esplendor y que sigue siendo el destino soñado por miles de inmigrantes, que se embarcan hacia Inglaterra incluso desde el Puerto de Bilbao.

– EE.UU. (4,1%). Su economía va viento en popa, después del susto que se dio con la última crisis, cuando el paro llegó al 10%.

– Hungría (4,1%). En una de las economías más prósperas de la Europa del Este, el Gobierno ha sabido actuar para frenar el desempleo mediante la contratación de todas aquellas personas que lleven demasiado tiempo buscando trabajo.

– Noruega (4%). El petróleo siempre aparece entre las explicaciones del excelente rendimiento de un país donde el gasto social es enorme. Tiene además el record de haber registrado el menor nivel de paro de la OCDE. Fue en 2008, cuando llegó al 2,3%.

– Alemania (3,6%). La locomotora europea se apoya últimamente en una enorme flexibilización laboral y sintonía entre centros académicos y centros de trabajo. Especialmente desde el susto de 2005, cuando su tasa de paro superó el 11%.

– Corea del Sur (3,6%). Poco hay que decir de un país con una mano de obra muy disciplinada que tiene la enorme virtud de que su mercado de trabajo se mantiene estable año tras año.

– Islandia (3,4%). Otro país estable donde los haya. Incluso durante el susto de 2011, cuando sus principales entidades financieras tuvieron que ser intervenidas, el desempleo apenas alcanzó el 7,7%.

– México (3,3%). Su inclusión en este listado sorprenderá a más de uno, pero ¿quién no tiene hoy en día a un conocido que se ha ido a trabajar allí? Esto es así porque su economía va viento en popa, contagiada por la de su vecino norteño, porque hay sueldos muy bajos y porque el trabajo en negro se contabiliza estadísticamente.

– Suiza (3,1%). El país helvético tiene una economía basada en los productos de lujo, turismo incluido, y los servicios financieros. Y claro está que le va muy bien de esa manera.

– Japón (2,8%). Al igual que en Corea del Sur, la disciplina de su mano de obra, la escasa inmigración, la baja natalidad y el hecho de que muchas mujeres sigan sin trabajar explican este bajo nivel de desempleo.

– Chequia (2,7%). El país que actualmente tiene la menor tasa de desempleo del mundo llegó a tener 9,2% en 2000. Una suma de flexibilidad máxima, de proximidad con Alemania y de sueldos relativamente reducidos ha llevado a muchas multinacionales a establecerse en Chequia y reducir así el paro a su mínima expresión.

Si te ha gustado lo que has leído, indica tu e-mail para suscribirte al boletín:

Un comentario

Añade un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *