Haritz Zubia (Ariadna Grid): «Tuvimos que cargarnos la empresa y crear una nueva»

Lo que cuenta el ingeniero Haritz Zubia (Leioa, 1973) es un ejemplo ideal de cómo transformar una empresa de arriba abajo, personal incluido y colaborando con otras compañías que tienen conocimientos complementarios. El creó Ariadna, que hace diez años convirtió en Ariadna Grid con apoyo de las empresas Pronutec y Gorlan.

Esta es su historia:

  • Zubia empezó a trabajar con sus suegros, que tenían una empresa de electrónica centrada fundamentalmente en motores y ascensores. Pronto se dio cuenta de que prefería ir por su cuenta y desgajó el negocio centrado en dar servicio a compañías eléctricas para crear Ariadna. «Iberdrola nos pidió un equipo portátil para mapear las conexiones eléctricas en baja tensión, las que llegan hasta el consumidor final. Con ese aparato, un técnico puede identificar la topología de una red casi de forma automática. Era una novedad porque a nivel mundial no había nada parecido y vendimos muchos», explicó.
  • Zubia no para de mencionar a Iberdrola, por la enorme influencia positiva que a su juicio ha tenido en la buena marcha de Ariadna primero y Ariadna Grid después. Por una parte, porque la regulación eléctrica española siempre ha ido por delante y, por otra, porque la compañía vasca tradicionalmente ha mostrado una disposición favorable a probar nuevas tecnologías y ha actuado como un auténtico tractor del sector. «Iberdrola nos animó a crear el equipo portátil y también ha sido fundamental en la creación de Ariadna Grid. Ellos fueron los primeros en desplegar sensores en la red de baja tensión, con el apoyo de las instituciones vascas. Con esa electrónica nosotros veíamos que se podían hacer muchas cosas, así que le propusimos a Iberdrola analizar la información que proporcionan esos sensores para elaborar, por ejemplo, una topología de la red de manera completamente automática. De esa manera, ya no haría falta que el técnico se desplazara y se podía hacer todo en tiempo real», explicó.
  • Ariadna Grid nace en 2010 para abordar un proyecto que iba a suponer en la práctica el cierre de la compañía anterior. Zubia lo tenía muy claro: o se evolucionaba con la tecnología o la empresa moriría anclada en un producto que se iba a quedar obsoleto. «No tenía sentido defender nuestro negocio natural y lo correcto era que nosotros matáramos nuestro propio producto. Así que nos juntamos con dos firmas con las que éramos complementarios, Gorlan y Pronutec, y nos pusimos a trabajar mano a mano con Iberdrola. Hay que tener en cuenta que nosotros éramos especialistas en hardware y lo que queríamos hacer tiene mucho más de software. El perfil del personal es completamente distinto. Es una transformación muy complicada. No había nada parecido en el mundo y existía una enorme oportunidad. Hemos tenido que elaborar un algoritmo que combina la información que le llega de los sensores para identificar la topología de la red. Se parece a la aplicación Shazam, que escucha un trozo de una canción y te dice cuál es», explicó.
  • La apuesta ha funcionado. Ariadna Grid tiene hoy diez empleados especializados en software e inteligencia artificial aplicados a las redes eléctricas. Además, junto con Gorlan y Pronutec, Zubia ha creado Merytronic, que fabrica los sensores y equipos de monitorización en general. «Hemos tenido nuestra travesía por el desierto pero ahora trabajamos con casi todas las compañías eléctricas que operan en España y estamos empezando a salir fuera. Tras consolidar nuestro trabajo con Iberdrola, EDP nos pidió el mismo producto unido a una plataforma que recoge todos los datos que llegan de los sensores y de los sistemas de telegestión. Después vinieron Naturgy y Endesa y EDP nos lo ha pedido ya para algunos centros de transformación de Portugal. Estamos prospectando otros países. Hay competencia pero nuestro producto se está convirtiendo en el estándar. Además, estamos empezando a utilizar los datos que se generan para ofrecer soluciones de inteligencia que permiten identificar, por ejemplo, si un generador eólico está dando problemas o para evitar las pruebas en real que se tenían que hacer hasta ahora para comprobar la robustez de una red», explicó.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *