Google Brillo: Google brillante como siempre, ahora con la Internet de las Cosas

google-brilloGoogle es la empresa más admirable que conozco. Su superioridad técnica es incontestable y, además de su éxito inicial que revolucionó búsquedas, ha sido capaz de lanzar con éxito productos desarrollados internamente (Gmail o Android) y de consolidar otros previamente adquiridos (Youtube). Creo que con Google Brillo, su sistema operativo para la Internet de las cosas, ha vuelto a dar la campanada. ¡Compra acciones si puedes!


La Internet de las Cosas es una mezcla de big data y de nube aplicada a cualquier aparato con chips y va a permitir que próximamente todos los electrodomésticos piensen por sí mismos y nos ahorren tiempo y trabajo. Así, la nevera será capaz de detectar qué alimentos son necesarios y de hacer el pedido directamente.

Esto será posible gracias por una parte a los chips pero también a las conexiones a Internet ubicuas y a la inteligencia artificial que hará que estos aparatos puedan pensar como seres humanos. La aportación de Google consiste en conectar a todos estos ingenios para que se entiendan entre sí y para que sea posible diseñar aplicaciones compatibles.

Eso es Google Brillo. Y como decía, me parece brillante la aportación de Google en este ámbito. Lo hace a partir de un desarrollo interno pero también de uno externo que compró hace ya dos años, Nest. Es precisamente lo mismo que hizo con Android: adquirió el know how y, con su capacidad técnica, financiera y comercial, lo convirtió en el estándar del mercado.

Google es consciente de que su papel no es controlar todo el software que se desarrollará en este nuevo ámbito, que es lo que habrían hecho empresas como Microsoft. Tampoco pretende fabricar los mejores dispositivos y supervisar y facturar por todo lo que se emplee en ellos, que es lo que haría alguien como Apple.

Su solución es la mejor de todas: aportar el interfaz de comunicación entre los aparatos y sus usuarios consiguiendo que todos se entiendan entre sí. Es precisamente lo mismo que hizo primero con su buscador y después con Android. Y el negocio vendrá seguramente de las aplicaciones que se desarrollen para funcionar sobre esa Internet de las Cosas y que seguramente se venderán en un market controlado por Google.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *