Gonzalo Martínez de Azagra (Cardumen): “Vemos un gran interés hacia la industria 4.0 en Israel”

Gonzalo Martínez de Azagra (Getxo, 1981), ingeniero por el Imperial College de Londres, ha desarrollado toda su carrera profesional fuera de Euskadi y especialmente en Israel. Para canalizar inversiones en startups tecnológicas de ese país ha cocreado Cardumen Capital, una gestora de capital riesgo con oficinas en Madrid y Bilbao. Su interés se está dirigiendo últimamente hacia la industria 4.0.

Nos lo explicó en esta entrevista:

  • Martínez de Azagra cayó en Israel por casualidad. Le destina ahí su empresa, la división de capital riesgo de Samsung, que quería estar presente en uno de los principales hubs de innovación del mundo. “Muchas grandes corporaciones han abierto una pata inversora en Israel, que con solo 8 millones de habitantes mueve 40 veces más dinero de startups que España, que tiene una población seis veces más grande. Lo mismo ocurre con las desinversiones: 23.000 millones de euros en 2019. Además, hay 350 multinacionales con centros de I+D en Israel, un país que ha apostado muy fuerte por la ciencia y donde los profesionales no tienen la aversión al riesgo que hay en España. Los jovenes maduran y asumen responsabilidades mucho antes, generalmente de la mano del servicio militar”, explicó.
  • Tras diez años en Samsung y Accenture, Martínez de Azagra decide apostar fuerte, ya de manera personal, por el sector tecnológico de Israel. Crea para ello una gestora de fondos y busca socios que le ayuden a captar capital en Europa. “Hemos detectado una oportunidad de inversión en startups de alto componente tecnológico de Israel. Tenemos oficinas en Tel Aviv para observar el mercado y en Madrid y Bilbao para estar cerca de los inversores y ayudar a las invertidas en el desarrollo de su negocio”, explicó.
  • A Martínez de Azagra también le suelen reclamar desde las instituciones para que les explique cómo “copiar” el modelo del país hebreo. Dio algunas claves: “El Gobierno de Israel proporciona seguridad legal y viene ayudando desde 1993 incrementando los fondos de los que ya han decidido invertir. Además, el sector privado es muy activo, incluso de manera altruista. Se generan muchas conexiones dentro del país”, explicó.
  • Cardumen tiene en cartera 50 millones de euros de los cuales apenas ha invertido el 20%, lo que le proporciona enormes oportunidades en un momento en el que han desaparecido otros inversores y las valoraciones de las startups deberían caer. “Estamos en una posición excelente. Otros están distraídos intentando salvar sus empresas y nosotros tenemos tiempo y dinero para plantear nuevas inversiones”, explicó.
  • Su cartera actual está compuesta por ocho startups de inteligencia artificial, ciberseguridad y big data, generalmente en formato B2B. “No innovan en el modelo de negocio sino en una tecnología que facilita la vida de los usuarios. Su ventaja es la tecnología. En muchas de ellas hemos coinvertido con otros inversores”, explicó.
  • Los fondos captados por Cardumen provienen de inversores particulares pero también de grandes corporaciones como Red Eléctrica, Repsol o Sabadell. “Por imperativo legal, exigimos un mínimo de 100.000 euros a cada inversor, a no ser que se trate de un profesional del mundo financiero”, apuntó.
  • ¿Hacia dónde van las cosas? Martínez de Azagra percibe que el interés por invertir en Israel va a seguir creciendo y cita los casos de Moovit y Mobileye, dos startups nacidas en esta país que han sido adquiridas por Intel a valor de unicornio (más de mil millones de dólares) en los últimos tres años. En cuanto a sectores, percibe un interés cada vez mayor por todo lo que tiene que ver con la digitalización de la fábrica. “Vemos un gran empuje hacia la industria 4.0”, concluyó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *