Goear sigue operando, pese al supuesto bloqueo ordenado por la Audiencia Nacional

Esta semana varios medios, además del denunciante, Agedi (una organización tipo Sgae de las discográficas), anunciaban e incluso aplaudían la muerte en 72 horas de Goear, una startup vasca dedicada a la distribución de audio por Internet o, dicho de otra manera, una especie de Youtube sin vídeo. En Genbeta no tardaron incluso en proponer varias alternativas para los melómanos. Sin embargo, cinco días después, Goear sigue funcionando normalmente. ¿Qué ocurre?


Me temo que, legalmente, el asunto no es sencillo. Parece ser cierto que la Audiencia Nacional ha decretado su cierre a instancias de Agedi, pero hay un problema serio de jurisdicción. El auto del tribunal español lo tiene que aplicar una empresa norteamericana, Cogent Communications, a una entidad supuestamente residente en España, PC Irudia SL. Pero lo cierto es que Goear ya no depende de esta empresa sino, como su propia web indica, de una sociedad con sede en Holanda, donde la legislación de derechos de autor no es tan restrictiva.

Digamos que, trasladando su negocio de Getxo, donde hasta hace bien poco tenía su sede, a Amsterdam, donde creó Goear BV, Mikel Garcés, el joven emprendedor de este invento que ahora asegura en su Twitter vivir en Amsterdam, les ha ganado la partida. Al menos, de momento. Si a Cogent Communications se le ocurriera seguir las instrucciones de la Audiencia Nacional y bloquear el dominio de Goear, se arriesgaría a una demanda judicial multimillonaria, al margen de que Goear no tendría más que buscar otro proveedor menos expuesto a las resoluciones de los tribunales españoles.

El gran perjudicado es el sector tecnológico español, que pierde una startup, y la Hacienda foral, que deja de obtener ingresos fiscales por una sociedad ahora residente en otro país. Me temo muy mucho que la Audiencia Nacional ya no tiene autoridad sobre Goear y, como mucho, podría pedir el bloqueo de su dominio en España. Más o menos lo mismo que ha hecho un juez con The Pirate Bay, aunque por el momento no es el caso.

La actividad de esta web (y ahora también app móvil) es cierto que está en el borde de la ley, aunque trasladándose a Holanda tiene menos riesgos jurídicos. Se trata de una plataforma donde cualquier autor puede subir un audio, de música o de otro tipo de contenido, para su posterior divulgación. No es, en este sentido, muy distinto de Youtube. En lo que sí se diferencia es en que no ha llegado a acuerdos con los autores y productores, probablemente porque no cuenta con la fortaleza financiera de Google por detrás. En otros tiempos Goear llegó a lucir el logo de Sgae.

Hasta ahora, la web de origen vasco suprimía las canciones de los grupos musicales protegidos por Agedi u otras organizaciones bajo pedido, pero supuestamente mantenía los archivos con otras direcciones en lo que las productoras calificaron como “maniobra”. Finalmente el tema llegó a los tribunales y Garcés decidió emigrar, primero a Londres y, en última instancia, a Amsterdam.

2 Comments

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *