Felipe Rebollo (GSii) “Para finales de 2023 queremos tener en el mercado una celda 100% made in Euskadi”

Felipe Robollo (Barakaldo, 1962) es ingeniero industrial y ha tenido un largo recorrido en el puestos directivos de empresas industriales de Euskadi. Lo que más le ha atraído siempre ha sido la puesta en marcha de nuevos proyectos, lo que explica que ahora mismo comande GSii, una filial de Equipel para fabricar un nuevo concepto de celdas de media tensión.

Esto es lo más interesante que nos contó en la entrevista que le hicimos:

  • Rebollo tuvo su primer contacto con el emprendimiento a través de Secot, asociación que apoya a jóvenes creadores de empresas. Empezó a mentorizar a emprendedores y un día le llegó una propuesta para convertirse él mismo en uno de ellos. “Tecnalia buscaba un CEO para montar un negocio en torno a una patente que había desarrollado para producir hidrógeno in-situ. Me gustó el proyecto y di el salto. Así creamos H2Site, que su nutrió de un pequeño equipo de tecnólogos que trabajaban en Tecnalia, e hicimos un primer prototipo para verificar que la rentabilidad era la esperada. Después entraron inversores y hoy es una empresa referente a nivel internacional”, explicó.
  • Algo parecido le ocurrió con GSii, una iniciativa del grupo Equipel para fabricar en Mungia una nueva familia de celdas de media tensión, que son los sistemas que se sitúan en las redes eléctricas para su gestión, incluyendo apertura y cierre en condiciones adversas. La firma vasca se ocupaba hasta ahora de integrar productos de terceros y quería dar un salto tecnológico. “Es una iniciativa muy ambiciosa de intraemprendimiento. Hay que tener en cuenta que está creciendo mucho la demanda de celdas de la mano de las redes inteligentes y las energías renovables. Este sector está en plena efervescencia porque son instalaciones de mucha responsabilidad al ser muy críticas, en cuanto evitan que un fallo afecte a toda la infraestructura, y están sometidas a mucho esfuerzo. A mí me sedujo mucho el hecho de que estuviera todo por hacer, porque me gusta empezar los proyectos desde cero”, explicó.
  • GSii ha empezado con una invitación a diversas empresas del sector que tengan tecnología propia a formar parte del proyecto. Se trata de fabricantes de nivel mundial interesados en tener una planta en Euskadi. “Ha habido mucho interés y estamos negociando con varios. Podríamos llegar a desarrollar la tecnología por nosotros mismos pero exigiría muchos recursos y tiempo, por lo que se ha decidido ir más rápido de la mano de un socio. Es un mercado de 50.000 millones de dólares y hay grandes actores que están buscando un mejor posicionamiento en Europa y América Latina, algo que pueden conseguir de nuestra mano. Nuestro objetivo es tener el producto en el mercado ya homologado para finales de 2023”, explicó.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *