¿Está cayendo el potencial del e-mail?

Exquisite-gmail red
Exquisite-gmail red (Photo credit: Wikipedia)

El e-mail siempre ha sido la herramienta más útil de marketing digital, por encima de banners, redes sociales, adwords u otros formatos que han surgido en la Red a lo largo de los años. Pero en los últimos tiempos todo el mundo está percibiendo una importante caída de su capacidad. ¿Qué ocurre?


Veo estas posibles razones:
– Google ha dividido la bandeja de entrada de Gmail en tres carpetas principales, tratando de separar los mensajes comerciales del resto.

– El número de e-mails se ha multiplicado exponencialmente, disminuyendo por tanto el tiempo dedicado por los usuarios a cada uno. Los usuarios han desarrollado habilidades para distinguir entre un mensaje comercial y uno normal.

– El uso de WhatsApp y otras herramientas de mensajería instantánea ha subido mucho, sustituyendo en algunos casos al e-mail, tal y como mostraba el último estudio de AIMC en España.

– Algunos usuarios están sustituyendo su buzón de e-mail por los que incorporan Facebook y Twitter. Este es un movimiento de consecuencias todavía insospechadas.

– El éxito de Youtube ha conseguido que muchos dejemos de enviarnos mails con chistes gráficos.

Y estas son las alternativas que veo:
– Push en el móvil, que es una forma de llevar mensajes al móvil siempre que el usuario los acepte (yo no lo hago) y haya descargado una app de la marca que los envía. No lo veo muy claro porque no hay nada más molesto que un mensaje en el móvil.

– Targetización en redes sociales y publicidad nativa. Es decir, la conocida publicidad en el feed de Facebook y desde hace poco, también en Twitter. Parece ser que su efectividad es muy alta, por el hecho de que va dirigida a personas a priori interesadas por entrar dentro del target del mensaje publicitario.

– Combinación de e-mail con técnicas de publicidad online como el retargetting (lanzar banners al que ha abierto previamente un email de una marca) o el email-to-store (animar a la compra desde el email).

– Una mayor personalización de los mensajes comerciales de e-mail. Es decir, no mandar el mismo mensaje a todo el mundo sino dar la sensación de que el e-mail está plenamente adaptado al receptor. A título de ejemplo, la firma norteamericana Gilt Groupe envía todos los días 3.000 mensajes diferentes adaptados a sus receptores.

One Comment

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *