Enrique Thate, el empresario salchichero que la lió en el palco de San Mamés

Estos días no se habla en Bilbao de otra cosa: el presidente del Athletic Josu Urrutia abroncó en el palco de San Mamés al presentador de televisión Iñaki López por criticarle en las redes sociales. El periodista había llegado allí de la mano de Enrique Thate García de las Bayonas, copropietario con sus hermanos de un restaurante y tienda de productos alemanes, entre los que destacan las salchichas, y de una empresa, Thaher, que elabora embutidos.


El caso es que Thate es uno de los socios de la Fundación del Athletic, lo que le da derecho a un par de entradas para el palco del club a cambio de unos 6.000 euros anuales deducibles como donación. Como el partido Athletic-Huesca podía resultar de interés para su amigo Iñaki López, que está casado con una oscense, decidió solicitar sus pases.

Hay que tener en cuenta que el presentador de La Sexta es hijo del que fuera administrador de la empresa editora de BilbaoClick, un portal local que suele hacerse eco de lo que ocurre en los establecimientos de Thate. Tanto en el restaurante Ein Prosit como en La Moderna, la charcutería alemana que puso en marcha su abuelo, Hermann Thate, poco después de establecerse en la capital vizcaína.

Hay que reconocer que esta familia ha sabido integrarse en Bilbao, elaborar buenos productos y, sobre todo, practicar excelentes relaciones públicas. A sus establecimientos acuden las caras más conocidas, los Vips de la ciudad, a periódicas celebraciones que unen Alemania con la gastronomía y, sobre todo, los buenos momentos. Desde el OktoberFest hasta los partidos en los que juega su selección nacional.

Patrocinar al Athletic y llevar a López al palco entraba dentro de su lógica empresarial. Menos comprensible es la reacción del presidente del Athletic, que está claro que necesita un curso acelerado de relaciones públicas. La primera lección se la dieron ya López, su mujer y Thate al retirarse discretamente del palco.

Este es Enrique Thate, por cierto, vendiendo sus dos amores: el Athletic y las salchichas:

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *