Eneritz Zubizarreta (Globe Testing): «El confinamiento es como un kit-kat»

Eneritz Zubizarreta (Vitoria-Gasteiz, 1986) es informática y ha terminado creando una empresa, Globe Testing, que analiza lo que programan otros colegas para asegurarse de que todo funciona bien. En la entrevista que le hicimos dio varias claves para mantener al equipo de trabajo motivado y para vender y dio una clave para aguantar la situación actual: «El confinamiento es como un kit kat y estamos aprovechándolo para reforzar la relación con los clientes».

  • Globe Testing nace en 2011 de la mano de tres personas situadas en tres puntos distintos de Europa. «Trabajábamos para una multinacional que hacía pruebas de software para asegurarse de que no contenga errores. Y observamos que en España no había ninguna empresa dedicada solo a esto, por lo que vimos una oportunidad. Además, hemos extendido el testing más allá de webs y apps y lo aplicamos mucho a la industria», explicó.
  • ¿En qué consiste su labor? Globe Testing hace simulaciones con usuarios finales, para lo cual emplea muchas herramientas desarrolladas internamente para este tipo de trabajos. «Nuestros sistemas atacan a la plataforma como si estuvieran miles de personas conectándose a la vez», explicó.
  • Sus clientes son generalmente grandes empresas de banca, comercio electrónico, telecomunicaciones y salud. Sin citar clientes propios, Zubizarreta pone dos ejemplos de compañías a las que podrían ayudar: Renfe y Ryanair. «No habían hecho pruebas antes de lanzar grandes ofertas y el resultado es que la web se les cayó por la alta demanda. Esto no solo supone un mal servicio sino que también genera problemas de imagen y convierte a la marca en trending topic en twitter. De hecho, hemos empezado a trabajar con muchos clientes tras un trauma de este tipo», explicó.
  • ¿Cómo capta clientes? Generalmente es el cliente final el que les contrata, no el desarrollador, aunque para Zubizarreta la colaboración entre programadores y testeadores es fundamental para el éxito de un proyecto. Uno de sus primeros clientes, y probablemente del que más aprendieron, fue Spotify, a cuyo CTO captó personalmente Zubizarreta en un congreso en Bilbao cuando Globe Testing apenas tenía un año de existencia. «Me enteré de que estaban por aquí y puse todo el empeño en poder hablar con él. Me colé en su mesa y así puede hacerme amigo suyo. A los dos meses ya estábamos en Estocolmo aprendiendo de ellos. Hay que tener en cuenta que por entonces en el campo del testing ellos eran los más avanzados del mundo. Sigo manteniendo la relación con él», relató, antes de animar a otros emprendedores a «ser muy vivos».
  • Una de las prioridades de Zubizarreta es el ambiente laboral. Globe Testing tiene actualmente 50 empleados entre Vitoria-Gasteiz, A Coruña, Madrid y Barcelona, además de Berlín, donde reside el CEO. La empresa contrata a gente muy joven y la forma internamente durante seis meses para que sean auténticos especialistas. A partir de entonces, la prioridad es retenerlos. «Hay que tener en cuenta que no existe una asignatura de testing en la universidad, por lo que tenemos que enseñar desde cero. Para retener combinamos teletrabajo opcional, formación constante, planes de carrera individuales, team building en fines de semana, cheques de guardería, horas libres el día del cumpleaños y proyectos interesantes en los que siempre se aprende. Nuesto índice de rotación es super-bajo», explicó.
  • El confinamiento no ha paralizado sus actividades, aunque sí las ha alterado. Reconoce, además, que muchas empresas grandes ya se olían lo que venía y les habían pedido ayuda antes de que llegara el encierro. «Hemos tenido que probar que las plataformas internas de teletrabajo aguantaban. Había empresas grandes que se juegan mucho y que no se pueden permitir un parón, por lo que se adelantaron pidiéndonos que hiciéramos tests», explicó.
  • De todas formas, la crisis está pasando factura porque algunos de los clientes, como los que se dedican al turismo, han parado proyectos. Aquí Zubizarreta da una de las claves para salir adelante: «El confinamiento es como un kit-kat. Decidimos desde el primer momento aprovechar estas circunstancias para ayudar a nuestros clientes, incluso gratis, y reforzar así la relación con ellos», explicó.

Términos empleados para llegar hasta aquí:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *