El goloso negocio de los escoltas y el fin de ETA

Es obvio que el día que no haya terrorismo (que llegará) habrá unos cuantos negocios que lo pasarán mal en Euskadi. Uno de ellos es el del periodismo y el otro es el de la seguridad privada. Viene esto a colación de un reportaje de El Confidencial sobre “el pastel” de la protección a los amenazados por ETA.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)