El G7 de las constructoras se repartió varios contratos públicos en Euskadi

La CNMC ha condenado a las seis principales constructoras españolas por conformar un grupo, el G7, que se reunía periódicamente desde al menos 1992 para repartirse “el pastel” de la contratación pública. La resolución sancionadora, que impone multas superiores a los 200 millones de euros a Acciona, Dragados (ACS), FCC, Ferrovial, OHL y Sacyr, menciona varias licitaciones en Euskadi entre las miles que se han visto afectadas.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)