El afán destructor de algunos constructores

Parece mentira que todavía haya constructores dispuestos a tentar al diablo de la Ley de Costas, pese a que tenemos muy cerca diversos casos de viviendas construidas ilegalmente que ahora deben ser derribadas. Digo esto porque en Zierbena tenemos un caso de promoción de una urbanización “de lujo” en una zona que, si se considera marisma, no permitiría edificar.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)