Sobre el desfalco del Guggenheim

Tenía que pasar. El Guggenheim es una joya, pero su gestión es sumamente oscura. Y lo ha venido siendo desde antes incluso de su fundación, con sendas investigaciones del Tribunal de Cuentas sobre los “excesos” durante su construcción y la contratación como director de Recursos Humanos del hijo de un importante cargo político. El desfalco que hoy se ha conocido no es, por tanto, extraño.

Este contenido es solo para socios suscriptores de Gananzia.
Loguéate (ya usuario) Suscríbete (nuevos usuarios)